viernes, 14 de junio de 2013

la Rahola, especializada en "sálvames"

Antes de explicar el título de la entrada de hoy, tendré que hablar un poco de la Rahola.

Las primeras veces que tuve noticia de la existencia de la Rahola fue en la tele. La tía (que es filóloga hispánica y catalana) era una pasada... Por lo visto había cubierto guerras, sabía un montón de todo, opinaba siempre con razones muy contundentes sobre todo, se veía que había estado muchos años en política... Lo de la política lo digo en pasado, porque cuando yo empecé a conocer qué decía esta mujer, ya se había cargado el PI, el partido independentista catalán que había creado pero que no tuvo éxito. Obviamente, no era ése el momento.

La Rahola, para mí, se convirtió en una tertuliana cañera de la tele. Y ya digo que en tiempos estaba muy de acuerdo con casi todo lo que decía. Sin embargo, no sé si el convertirse en tertuliana estrella y el autoproclamarse (sin decirlo) la abanderada del independentismo "con clase" y convergente, o el hecho de que la inviten a todos los sitios como voz autorizada para hablar de todo, han hecho que se convirtiese para mí en una señora que dice lo que piensa sin pensar muchas veces lo que dice, y en una "arrimada" al poder. Cuando empezó Julia Otero en su nueva etapa en Onda Cero, yo alucinaba porque Adriansens (de derechas de siempre) se había ido a las izquierdas, y la Rahola, de ERC de siempre, se había entregado al amor político de CiU, Artur Mas, y todo eso. Quién la ha visto y quién la ve. 

Ha llegado un momento en que la Rahola no va a debatir. Tengo la sensación que desde que hace años la tía  no va a decir lo que piensa, sino a decir lo que piensa que puede aumentar su imagen de mujer moderna guay superchupi catalanista superiormente intelectual y feminista. En serio, creo que se ha convertido en una caricatura de lo que un día fue. Creo que no se da cuenta de que en muchos sitios está invitada no tanto por sus opiniones sino por su capacidad de formar espectáculo. Además, su poca (o nula) capacidad crítica consigo misma, que es una característica que le atribuyo desde hace algunos años, hace que no le puedan rebatir absolutamente nada. Bueno, casi nada. Termina discutiendo cosas indiscutibles (y si no, acordémonos del chaval del valle de Arán y lo del oso). El que no está de acuedo conn ella es machista, facha, extremista, o yo qué sé.

En mi mente ha pasado de "señora interesante que dice cosas que hacen pensar", a "señora que dice cosas interesantes y que anima el cotarro", a "señora que ya sé qué va a decir y no me sorprende y que anima el cotarro", a, desde hace unos meses, "señora que grita, se enfada, enfada al resto y hace sálvames". Hace tiempo que vez que oigo a la Rahola, hay un 40% de posibilidades de que la tía monte el pitote total, de que haga esto del "sálvame".  

¿A que me refiero con "hacer un Sálvame"? A que cuando la cosa no va por donde tú quieres, a que cuando no tienes más argumentos, tienes que abandonar el plató (o estudio de radio en este caso) en señal de descontento y de autoproclamación absoluta de la razón. Nadie tiene narices a decirle en antena: "oye, quédate, responde como una persona normal y deja de hacer el indio." La diferencia es que en el "Sálvame" o "Punto Pelota", todo forma parte del espectáculo, la cámara sigue el personal, y se continúa el show. En la radio eso no pasa. Si te vas, nadie va a ir con un micro haciendo el show... eso está genial para la tele de entretenimiento. Pero para una tertulia seria de radio donde se te presupone que vas a contar ideas, no. 

No es la primera vez que la Rahola aparece en el blog. Por ejemplo, apareció cuando tuvo gresca con Ferrán Monegal, cuando la echaron y readmitieron de Onda Cero, o cuando forzó que en el "Tallat Party" (el rato de tertulia de los lunes de RAC1) se marchara Marhuenda. De hecho, no me ha sido difícil encontrar  un momento "Sálvame" de la Rahola hace un mes, por ejemplo, en ese programa. Ya sin Marhuenda, resulta que cuando se sube a la parra la prota del radiochip de hoy, Sardá le hace bajar a La Tierra, haciéndole ver que igual ya no es la interesante tertuliana de antes, ni la comprometida independentista de hoy y todo eso, sino que ahora forma parte en nuestras cabezas del show televisivo. 

Resulta que Sardá le vino a decir que mucho tal, mucho cual, mucho independentismo, mucho comprometerse... y oye, que admita que también es la que hace un poco de show en "La Noria" (que sí, que se llama "El Gran Debate", sí) con Bertín Osborne y tal y cual. Id al minuto 48 de este radiochip raholo, y fijaos desde ahí y hasta el final...



Rahola desde el minuto 49 es más una niña de 12 años que otra cosa. La tía hace el "Sálvame", se va fuera, y ni interviene hasta el final. Basté le dice "¿alguna opinión?" y ella responde que no tiene opinión. Herida en el orgullo.

El último "Sálvame" fue este jueves. El tema iba de Cataluña y Extremadura. Bueno, vale, el tema era la bajada de impuestos de Monago en Extremadura, pero eso se convirtió en el supertema "Cataluña y Extremadura". Id al minuto 20 del segundo radiochip raholo. En el minuto 23 aquello se acerca al culmen, y casi en el 25 la cosa explota. Escuchadlo:


Es que a pesar de que la Rahola me ha gustado siempre, por eso de que al menos daba sabor a la salsa, lleva unos meses en los que me cansa. Su único discurso es el victimismo de "me dicen facha", "me comparan con esto", "estás ofendiéndome" y cosas del estilo. Es como si viviera en un mundo paralelo donde estuviera todo el día cuestionada, donde hubiera que alabarla todo el día, como si toda España se duchara, comiera, fuera a la piscina, barriera la casa, cogiera el bus y fuera a la panadería pensando en si la Rahola es poco, algo, nada o muy facha o progre por pedir la independencia de Cataluña, e historias del estilo. Es muy cansado.

Se está especializando en "coger e irse". Como argumento, un coñazo, y además vacío. Me encanta como recurso de "Sálvame", que conste. Se montan unos shows divertidísimos que yo disfruto que te mueres. Pero es que cuando yo estoy oyendo una tertulia en la radio ese recurso no me vale.

Tía, defiéndete, que esto es otro rollo. Que queremos escuchar ideas, no cuánto te sientes de ofendida en absolutamente todos los programas para proclamarte mártir de tus causas. Que el mundo no está contra ti ni nada. Ya hay un "Sálvame" del corazón, luego está el del fútbol... Tranquila que ya te llamarán para el político, que a ver si lo hacen de una vez. Así tendré un espectáculo guay en tele... y en la radio dejan hueco para otros que no dejen la antena a la primera de cambio. Siempre podremos apostar al minuto en que se irá indignadísima del programa en el que esté. Igual se puede incluir en lo de Bet365, William Hill, LB Apuestas y todas esas.

Es que creo que por primera vez en mi vida creo que no la aguanto. Ya ni me interesa lo que dice. 

16 comentarios:

  1. Ha valido la pena leer este tochazo poniendo verde a la Rahola solo por ese toque apuestil final xD

    Y sí, estoy de acuerdo contigo, pero desde hace mucho tiempo además.

    ResponderEliminar
  2. Como es asesora de la Generalitat de Cataluña, debatir ya no le interesa.

    Pero bueno, es lo que pasa cuando invitas a neonazis a tus debates, que te montan un Cristo y encima se creen que tienen razón. En otro país estaría vetada.

    ResponderEliminar
  3. Ni por nacionalista, ni por progre, ni por paniaguada, ni por chaquetera... es que no la he soportado jamás. Creo que es un gran motivo para que nunca haya conseguido aficionarme al programa de Julia, y lo digo en serio. Además, no recuerdo haberle escuchado jamás algo y quedarme en plan "pues mira, tiene razón" o "pues mira, me ha hecho pensar". Carece de discurso. Conjunto vacío rellenable con lo que opine ese mes el progre catalán medio, y tira millas.

    ¿Podrías abundar más en lo de Adriansens, Pacman? Como personaje me parece mucho más interesante, y nunca he notado que juegue a la tontería de derecha-izquierda, va de burguesito feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Adriansens era de derechas, pero a su manera... liberal. Eso sí, apoyó a Aznar (ahora se arrepiente). Y ahora es de izquierdas, pero también liberal. En realidad no ha cambiado de ideas, creo yo, pero se hace el interesante y lo llama de otra manera :) Conozco alguno que hace cosas parecidas...

      C.

      Eliminar
    2. Adrianosens era MUYYYYYYYY DE DERECHAS, como aseguraba cada tres segundos en cada gabinete en el que participó de la antigua "RADIO DE JULIA", etapas nocturna y vespertina (hasta 1999). Sí, se decía "liberal" pero vivía de colocarles cuadros a las instituciones públicas.
      Por razones de indole personal se desencantó demasiado con Aznar y ahí está, el buen hombre. Aunque, la verdad, Adriansens continúa siendo MUYYYYYYYYYY DE DERECHAS, pero de derechas, no de "extrema derecha", que es lo único que hay en este país (salvo contadas excepciones). En fin, Adriansens no será nunca El Che, por más que vaya ahora en ese plan, 100% "postureo".

      Eliminar
    3. Cuenta, cuenta lo de las razones de índole personal...

      C.

      Eliminar
  4. Como es asesora de la Generalitat de Cataluña, debatir ya no le interesa.

    Pero bueno, es lo que pasa cuando invitas a cerrados de mente a tus debates, que te montan un Cristo y encima se creen que tienen razón. En otro país estaría vetada.

    ResponderEliminar
  5. NOTA: el Sálvame político ya existe, es La Nor... El Gran Debate.

    ResponderEliminar
  6. Siempre he pensado que Julia en la onda estaba sobrevalorado, pero soy muy joven y no conocí La radio de Julia para comparar. No he aguantado nunca a los gabineteros, no ya a la Rahola, también Sardà, Adriansens... Dan dolor de cabeza, no sé qué tienen estas tertulias de atractivas, pero son insoportables. Y con la Rahola, cambio de emisora o apago la radio. Nunca he tenido el placer de verla en TV.

    ResponderEliminar
  7. Estoy muy de acuerdo con todo lo que has dicho de Rahola. Antes me resultaba interesante, pero cada vez busca más montar el espectáculo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias por hacernos recordar aquel mítico momento con el Josep Cuní. Lo que me pude reír no está escrito.

    Estic esparvetat!!!

    ResponderEliminar
  9. A mi nunca me ha interesado, pero es imposible escuchar radio, ver tv o leer prensa sin que esté involucrada esta mujer. Ahora es una de las asesoras preparan el proyecto de constitución catalana, comité de sabios lo llaman.
    Por mi no hay problema, vivo en Cataluña y respetaré lo que elijan sobre su futuro, pero me rasgo las vestiduras al ver que esta mujer es parte de las que diseñan el posible nuevo Estado, ¡como todos sean así!.
    Lo digo porque es una desinformada, que sabe de todo y de nada, y que construye su opinión desde un perspectiva victimista y superficial. Cómo muestra, su opinión sobre el LAPAO en un artículo en La Vanguardia, en el que decía que el LAPAPYP se lo había inventado un twitero en plan cachondeo. Es que la tía directamente no se había leído ni un artículo sobre el suceso, o sólo había leído lo que le interesaba para sentirse agraviada. Cuní tuvo una paciencia para aguantarla tantos años, que se merece una suite en el cielo al lado del santo Job.

    ResponderEliminar
  10. La Rahola está casada con uno del PP, creo... bueno, ahora que son los dos de derechas, aún, pero antes que era de izquierdas... vaya personaje...

    C.

    ResponderEliminar
  11. Pues a mi Rahola me encanta. Creo que es coherente con sus ideas, las defiende con brillantez e incluso cuando no estoy de acuerdo, aprendo. Y respecto a lo de Onda Cero, hizo muy bien yéndose de la radio después de que el tipo aquél matara el debate insultándola. La verdad, tu artículo me parece muy sesgado, muy destructivo y poco justo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ¿esto es un troleo?

      Eliminar
    2. No, yo le agradezco su comentario, porque llamarle a un post de un blog "artículo" es siempre de agradecer.

      Sin embargo, tendré que decir por enésima vez que es muy chungo expresar opiniones objetivas. Que me diga cómo narices se hace eso.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...