martes, 19 de agosto de 2014

la crisis del misterio

Obviamente no estoy hablando de estos años. En los últimos años en tema del misterio no es una cosa que relacionemos con pirados que ven marcianos, ni cazafantasmas con barbas gigantes. En los últimos años, los temas del misterio yo creo que se relacionan más bien con las intrigas, la mente, la posibilidad de tal o de cual, o los límites de la comprensión... Y, por supuesto, con el soñar despiertos con que cosas que sabemos que no son, fueran. Y pasar miedo. Que nos gusta pasar miedo...

En los años 80 y 90, sobre todo estos últimos, los programas de misterio en la radio eran cosas de cadenas pequeñas, residuales y, si acaso, salpicaban algún programa grande por eso de adornar. Y eso que habían sido temas que habían estado muy de moda a finales de los 70 y comienzos de los 80 en la radio. Entre revistas de misterio, programas de tele y de radio, eran muchos los que se acercaban a estos temas... Y entre tanta competencia, aparecían las flipadas. Cada día, más grande. Revistas cada día más piradas, programas de radio de tíos cada día más pirados, y gente "del misterio" que se iban a la tele sin ningún pudor, a ser ridiculizados... Quizá, en muchos casos, porque eran ridículos. 

En los años 90, un objeto volante no identificado no era ya un OVNi, sino un marciano, y una aparición era cosa de los locos, y no una cosa producto de gente altamente sugestionada. Vamos, como si no hubiera habido en la vida apariciones marianas... ¡Por Dios! 

Un día hablaron de esto en "Milenio 3", en esa sección de "el túnel del tiempo", con Diego Marañón. Radiochip del antimisterio:



¿Qué pasó en la radio en los años 90? La reconversión. En el fondo, pienso que lo que hizo la tele maltratando los programas del misterio, en realidad fue una catarsis. Forzó a que toda esa gente "raruna" saliera, y los presentadores de los programas fueran periodistas que se hacían acompañar de expertos y buscaran nuevos temas misteriosos. Los misterios de la historia, las conspiraciones, las leyendas tradicionales, las historietas de miedo, los sucesos, la mente... Cambiaron de temas, cambiaron de enfoques, y escuchar este tipo de programas no te hacía un pirado... sino una persona a la que, un rato al día, te gusta eso de las ensoñaciones despierto, o un masoquista que disfruta con las series o las pelis de miedo.

Si a finales de los 70 y comienzo de los 80 tenemos un nombre radiofónico que pasará a la historia (Alés, el de "Medianoche"), en los 90 y 2000 tenemos dos nombres importantísimos: el primero es un mito ya, porque murió: Juan Antonio Cebrián. "La Rosa de los Vientos" fue un programa cuya filosofía permitía aunar todos estos temas de historia, misterio, ciencia y demás en un mismo programa y de manera coherente. Reinventó la radio de estos temas. Cebrián abrió la puerta para hacer digno un determinado tipo de radio. El segundo nombre, Iker Jiménez. Ya había trabajado con el maestro Cebrián, y logró hacer que una cadena como la SER confiara en un tipo de programa que años antes hubiera sido seguro imposible llevar a la antena. Y, a partir de ahí, años y años de éxito, que ha hecho que otras cadenas se hayan animado a poner en marcha otros programas del mismo tipo (obviamente, no con el mismo éxito), y desde luego, logrando que el "flipadismo" siga bien alejado de la radio.

En la radio, que te metan miedito por la noche... Eso es un clásico, y es casi necesario. Si por las noches en verano uno disfruta como nadie cuando se cuentan en corro historias del tipo que sea, no podía ser que la radio estuviera fuera de este terreno. La realidad es que nos gusta el miedo y el misterio. 

6 comentarios:

  1. Muy de acuerdo. Y ahora leyéndote me doy cuenta de que me "salté" un poco esa crísis en esto del misterio. Yo empecé escuchando a Cebrián siendo ya un adolescente y me parece un auténtico genio. Aún hoy escucho de vez en cuando esos Pasajes del Terror, y todavía recuerdo esa emisión en la que la voz de Cebrián no sonó después de la sintonía.

    Hoy soy bastante de Iker, creo que ha sabido hacerse su hueco y popularizar el misterio como pocas veces, y además de forma bastante sana. Tiene un mérito enorme.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Con Juan Antonio Cebrián, el misterio fue siempre una parte muy importante en sus programas de radio.
    Recuerdo los primeros años de "Turno de Noche" en Onda Cero, donde a partir de las 3 de la madrugada hablaban de fenómenos paranormales y venía el gran Germán de Argumosa y te cascaba una psicofonía que te dejaba imsomne hasta el día siguiente XD
    Al final, opté por grabar el programa en cinta de casette y escucharlo al día siguiente.

    Por cierto, en esos primeros años un colaborador de Cebrián fue Cesar Cid, que después dejó el programa para ser la voz de Antena 3 TV.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  3. Pues te has olvidado (o no) de uno de los pioneros, anterior a Cebrian y maestro de Iker, y me parece raro. Yo empecé a escucharle en las madrugadas de los findes a comienzos de los noventa, y aún ahora, aunque se repita y sea más flipado que Iker le escucho de cuando en cuando. Por supuesto, hablo de Miguel Blanco

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...