domingo, 23 de noviembre de 2014

¡operadora! (3): Movistar

Sigue esta serie de entradas de telefonía móvil con el antepasado de la más grande -no estoy hablando de la Jurado- que es Movistar, y su querido antepasado, MoviLine, que nació en 1990 y murió en diciembre de 2003. 

Era el servicio móvil estatal de telefonía analógica. Como es la compañía más antigua, es la primera que tuvieron los "yuppies"... ya sabéis, cuando tener un móvil era imitado por todo santo cristo con eso de "venga, compra, vende, compra vende" con cara de cagando. Llevar un móvil antes de 1998 era sinónimo de ir de guay. Y aquellos números empezaban por 9. El límite máximo de lineas posible para Moviline era de 1 millón, y estuvieron a puntito de alcanzar la cifra. 

Y lo que costaban las llamadas... un huevazo. Yo creo que por eso durante mucho tiempo su publicidad rezaba "lo importante es poder hablar". En plan "sí, es un timo, pero mira, que si estás en medio del campo qué quieres, ¿una cabina?" 

Por ahí había visto alguna lista de tarifas... Tipo general, alta de 11.600 pesetas, cuota mensual de 5.220 pesetas, establecimiento de llamada de 23,20 pesetas, casi 60 pesetas el minutillo (casi 40 si la tarifa era reducida) y los 23,20 en la superreducida. Esto, sea el año que fuera, yo en mi casa lo llamo timazo del copón. Pero no había otra cosa. Los inicios siempre son miérder. Y no hablemos de cobertura. MoviLine era una de esas empresas (la mayoría) que tienen la idea equivocada de poner de lema justo lo que la gente luego les va a criticar... "Estés donde estés". Y vaya cobertura de habas. 

Y ahora, una vez introducido el tema... vamos al radiochip, ¿no? 

La radio también ha sido testigo de cómo eran las cosas en el pasado, también en el tema de los móviles. Programa: "La Jungla", de la Cadena 100. Ejecutor: Fernando Echeverría. Llamaban a MoviLine, y el radiochip movilinesco es éste:



Este documento ha ganado muchísimo con el tiempo... El día que se hizo, la gracia estaba en eso de que el móvil y el coche iban "conectados". Hoy yo creo que flipamos más que nada con la paciencia y el tiempo que podía perder la señorita de MoviLine, que por cierto, no atendía desde a saber qué país, sino desde España, España. Quizá flipemos también con esos términos que "no entendía" muy bien: buzón de voz, manos libres... y Nokia. Y la publi de Perico, que era la imagen que usaban en los anuncios de la compañía. 

Siete minutos. Siete. Imaginaos a día de hoy que tienes un problema real (no como el de la radio, que va de coña) y que te atienden con esa paciencia y tan simpáticamente... Es que es impensable. ¿Ha revisado el coche? ¿Es de cambio automático? Este radiochip escuchado en 2014 vale muchísimo más que el día en que se emitió. Es de esos documentos que ganan con el tiempo, pero mucho mucho.

Me va mal el coche. ¡Operadora! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...