domingo, 16 de noviembre de 2014

videncia radiofónica

En la tele por las noches hay videntes y concursos. En la radio, ni de coña. Que si historia, que si misterios, que si testimonios, que si historia de la música, que si cine, que si... cosas guapas. Incluso humor. Además, la radio nocturna es una radio de fiel escucha, mientras que las noches en la tele son muy amigas de zapear con el mando. Vaya diferencia... 

Pocas veces encontramos en la radio espacios de videncias, aunque durante un tiempo Punto Radio metió uno, y Radio Tele-Taxi salpica su programación. Los hay y ha habido, ojo, pero es una cosa que no me preocupa que falte lo más mínimo, porque no me mola nada. Espero no dar ideas, así que si alguien que lea trabaja en la radio, que nunca jamás considere el hacer un programa de cartitas y de "géminis" que llama desde no sé dónde, que quiere saber qué tal le irá en el trabajo. No. Se me ocurre otro día hablar de este tipo de espacios en el pasado... 

Aunque hoy voy a hablar de uno en concreto. En el programa de Pumares, en el "Polvo de Estrellas", en Onda Cero, hubo un tiempo en que, entre tantas horas, cabía casi de todo. Además de cine, y además de la sección de salud natural (como el programa de siempre en Radio Voz) existía un espacio de videncia. Una tal Elena. Y aquello, obviamente, no ofrecía nada fuera de lo normal. Videncia. ¡Vaya pestiño! Pero... ¡no!

Resulta que si al espacio de videncia le añadimos el "factor Pumares", pues queda una cosa divertida. No es que terminara siendo un programa de echar las cartas, era un programa de música clásica en mitad de las llamadas y de comentarios de Pumares graciosos. O sea, que terminaba siendo un espacio de Pumares, haciendo las gracias de Pumares, lo que se le ocurría, pero que no necesitaba guión y que rellenaba tiempo. A veces era pelin tostón, a veces era la risión. Escuchad este radiochip vidente:


Es uno de los pocos momentos en que, en vez de hacer la gracia Pumares, la hacía la vidente. Y por sorprendente me sorprendí riendo de madrugada, a las tantas, por esa gilipollez, y mientras el oyente que pedía ver su futuro era testigo mudo de lo ocurrido. Encima, bromeaban sobre su porvenir. Y las risas de los oyentes, además, te hacían compañía en tu propia carcajada. La bruja haciendo "el mingas"... mola. Es uno de esos momentos de radio que grabé y que me parecieron curiosos. Una chorrada. Pero moló. Es que no era un programa con sección de videncia, era un programa de radio que usaba un rato la videncia para hacer "pumaradas". El programa na no era de videntes, sino de Pumares. Esa es la diferencia. La excusa para hacer "pumaradas" era lo de menos. 

2 comentarios:

  1. Ya existen emisoras donde la vidente adivina el futuro si llamas al 806...Echan ls cartas,aconsejan,tienen emisión nacional y programación local.La que descubrí per caso,se llama 'Aire-FM'.Imagino que es pirata pero lleva bastante tiempo emitiendo.

    ResponderEliminar
  2. Nació en Sevilla este estilo de "radio", en La Algaba, a finales de los 90, la primera y original Éxito Radio sigue en el 95.3 desde 1998

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...