lunes, 13 de abril de 2015

cómo comenzar un programa antiguo

Ahora, cuando empieza un programa nuevo, sobre todo si es de alguien importante o es un programa con mucho peso, todos nos pegamos a la radio para ver cómo va a ser eso. Estamos todos pendientes de qué es lo primero que van a hacer, de la presentación, de la sintonía... Queremos que los que llegan nuevos hagan cosas curiosas, que digan cosas ingeniosas, que sea así, como muy trascendente, que sea una cosa que quede en la fonoteca para siempre... Y nos fijamos en la sintonía, si tiene "pegada", si se queda en la memoria, si le da un tono u otro al programa, si "le pega" al presentador...

Cuando empiezan los programas nuevos estamos todos pendientes. Es así. Es un acontecimiento radiofónico. Twitter estaba lleno de gente esperando el comienzo de Pepa Bueno, estuvo lleno de gente comentado el comienzo de Alsina el otro día... 

Sin embargo, el tema de hoy es "cómo comenzar un programa a la antigua usanza". Un programa a la antigua usanza tendría los siguientes elementos:

- Saludo corto. Bienvenidos. 
- Sintonía sin personalidad y que no moleste ni sobresalte. 
- Locución del nombre del programa para que no lo diga el propio presentador, que eso se creía "poco adecuado".
- Entrada breve del programa, que directamente entra en materia.
- Saludos educadísimos de los colaboradores. Estandarismo mortal. 
- Un eslogan que no dice nada pero que suene medio bien. 
- Que el presentador dé paso a alguien del equipo para que avance contenidos. [Esto es rancio de morir. Pero de morir.] De paso, machacan toda sorpresa que pueda existir en el programa. 
- Mucho uso del "haremos", "nos iremos", "veremos", "tendremos"... 
- Terminar la primera entradilla dando paso a una canción sin más. 

¿A que así dicho os parecería la entrada de un programa antiguo, antiguo? Ahora los programas suelen empezar con solemnidad. Entonces solían hacerlo con somnolencia. Y, lo mejor de todo, es que se puede ilustrar todo esto con el siguiente radiochip. Radiochip sanjosé:



¿Veis? No siempre la radio antigua era mejor que la actual. Eso es falso de toda falsedad en muchas ocasiones. Como vemos, se podía aburrir a las ovejas desde el minuto 1. Esto era el primer "Edición de Tarde" de Antonio San José en Radio 1. Ahora los nombres de los programas serán mejores o peores, pero les buscan algún intríngulis. 

Era una radio con intención de ser creíble, seria, informativa, rigurosa, bla, bla, bla... Aburrida. Suena a antiguo. Ojo... Radio correcta. Pero eso ahora es la nada. Sería un poco el tono correcto de Yolanda Flores el año que estuvo las tardes en RNE hace poco. Correcto. Sin más. Todos vimos que era "radio antigua" y al tercer minuto de escucha vimos que eso fenecería en cuanto pudieran. 

Queremos que los programas tengan alma nada más comenzar. Ahora nos podemos echar el pisto... Pero estoy seguro de que no soy yo solo el que ha dado por muertos programas el primer día de emisión. Seguro. Los primeros programas pueden ser mejores o peores... Pero al menos tienen que tener "algo". A día de hoy no perdonaríamos que una estrella de la radio empezara un programa así.

Pero si un día alguien quiere hacer un programa correcto "a la antigua"... Ya sabe qué elementos tiene que usar para que quede como rancio. 

12 comentarios:

  1. Pues nada. Por una vez no estoy de acuerdo para nada. O sí: pero es que lo antiguo no necesariamente es peor. Mucha modernez hay ahora. Lo de Yolanda Flores no es que fuera antiguo, es que era malo a más no poder. No puedes comparar a Antonio San José con la Yolanda, ni de lejos. Edición de tarde era un programa de radio pública, tipo el Más de uno de Juan Ramón Lucas (que sin embargo se emite en Onda Cero, donde quizás rechina más), sin estridencias, sin moderneces tipo Toni Garrido. Era lo que tenía que ser. Obviamente, no perdonaríamos que la Ser hiciera eso por la tarde: pero es que hace algo peor, un programa lleno de postureo. Ojalá muchos programas actuales se parecieran mínimamente a Edición de tarde.

    He hecho un comentario tipo Giovanni, pa joder. xd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, Julia avanza los contenidos de primeras, y siempre lo ha hecho. (Ya de moderna Julia tiene poco, ciertamente, pero no sé qué tiene de malo avanzarlos: a mi me viene bien para decidir si lo oigo o no. Como por defecto no lo oigo, si me interesa, lo pongo).

      Eliminar
    2. Como me ha recordado Pacman por privado, Juan Ramón Lucas eligió precisamente Edición de tarde como su programa preferido de RNE... y se nota.

      Por cierto, hablando de Lucas. No viene mal recordar este momento Manolete (a lo somarda): http://radiochips.blogspot.it/2012/06/que-se-queda-que-le-dejan-que-quiere.html

      Eliminar
  2. Se puede avanzar el contenido,pero de forma telegráfica.El problema cuando el locutor presenta contenidos y te los destripa.Ahí reside el problema.Antes no todos los programas eran buenos.Ahora tampoco.Me enojo cuando alguien pone de ejemplo lo pasado,haciendo una comparación con lo actual.En la radio actual,se abusa mucho de las redes sociales.Olvidan que la mayoría de los oyentes,sigue el espacio desde la cama o trabajo ,y en la radio tradicional.Hay programas y locutores que se pasan con las redes.Cuando pongo la radio,lo que menos me apetece es una retransmisión de todo lo expresado en las redes y canales del programa.Si quiero saberlo,ya lo veo accediendo,pero quiero la tiranía de algunos programas.

    ResponderEliminar
  3. A mi me parece que va mucho en la línea actual de RNE, una radio aburrida. El problema es que Antonio San José nunca ha sido una estrella para comenzar un programa con mucha expectación y mira que él como periodista me gusta, sobretodo su etapa de CNN+ que, por edad, es la que recuerdo.

    Y de Juan Ramon Lucas alguien tendrá que explicar por qué ahora nos lo venden como el gran presentador de magazine de este país cuando no ha destacado en audiencia en ninguno. Si te pones a preguntar estoy convencido que se le vincula mas con informativos, donde por cierto, lo hace muy bien. Su tramo en Onda Cero me da perecilla y vuelvo a Gemma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto daño ha hecho Toni Garrido a la radio pública...
      Bueno, también estuvo Carlos Herrera, pero ese sí era una estrella de verdad.

      Por cierto Marlboro. Lo último que voy a hacer es defender la etapa de ZP en RNE (por principios), pero Lucas tuvo buena audiencia (no espectacular, como se dice) en su programa, que era informativo+magazine. Supongo que de ahí viene esa fama (aunque, como bien dices, la mayor parte de su carrera es con los informativos).

      Eliminar
    2. No, no digo que Lucas no tuviera una mala audiencia en RNE pero tampoco fue la solución al problema, que es verdad viene de tiempo ya. Lo que digo es que tanto en radio como en televisión lo que ha hecho no es que destaque como para pensar que va a poder aguantar el EGM de Herrera.

      Eliminar
    3. C. ¿acaso osas contradecir la opinión del mismísimo Alonso de Entrerríos? http://www.elcomercio.es/gente-estilo/201504/13/exigir-tele-publica-mejor-20150413003143-v.html

      Eliminar
    4. Hombre, tratándose de Alonso de Entrerríos, supongo que se refiere a la época de Suárez, por lo menos.. xd

      Eliminar
  4. A lo mejor es que sobra protagonismo precisamente en la radio. Sobre todo al empezar un programa. No me imagino A Iñaki Gabilondo el primer día del "Hoy por hoy" queriendo destacar todo, buscando protagonismo, destacando sintonía... Que sí, que estamos hablando de radio antigua en este caso, pero es que yo creo que hay cosas que se tienen que ir ganando con el tiempo y un poco de comienzo sin fanfarrias tampoco me parece mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hilando con lo que decía, sí vas de rimbonbante al comienzo, la hostia puede ser más gorda. Y, ojo, me refiero al nuevo programa de Onda Cero, sigo en general.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo con Alfonso (pese a las erratas del segundo mensaje).

      Más humildad y menos reinventar la radio, que dirían en la Ser.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...