miércoles, 12 de agosto de 2015

estudios lisérgicos

En casi 6 años de blog he intentado hablar todos los días de un tema distinto. Para mi propia sorpresa, al final siempre termina saliendo algo de la manga que demuestra que siempre hay algo nuevo que contar. Y me he dado cuenta de que nunca había hablado de algo tan importante como son... los estudios de radio. El sitio donde se hace la radio. El espacio donde se cuece todo. 

Es imposible no imaginarse cómo son los estudios de la radio. Cuando yo era crío me imaginaba cómo serían los sitios desde donde se hablaba... Me imaginaba el estudio de Sardá más o menos pequeño, cuadrado... No sé por qué. Me imaginaba a Carlos Llamas en una mesa larga, y con él en medio explicando las noticias. Y me imaginaba a Gemma en un sótano gigante, bajando unas escaleras, y con un micro encima de la mesa, bajo la luz de un flexo. 

Me imaginaba que "La Gramola" se hacía en un sitio minúsculo, en un cuarto lleno de cartas y discos. [Bueno, en eso de que era enano acertaba.] Me imagianaba a De la Morena en un sitio con mogollón de gente en plan grande. Y me imaginaba a los de Radio Zaragoza en un sitio iluminado, con una pecera llena de teléfonos con gente llamando para hablar de la ciudad. 

Descubrí la cutrez de los estudios musicales de aquel momento cuando pusieron las cámaras web. Cuando las fotos de los estudios salían en la tele, me fijaba. Ahora todos conocemos cómo son los estudios de las radios. Bueno... más o menos. Sabemos cómo es el estudio de la SER (el grande); hemos visto en mil fotos cómo era el de la COPE... El de RNE lo vemos aún por webcam continuamente. El de Onda Cero... A ver... El de Onda Cero no es como el guay que sale en la tele con Lucas y Alsina con todo luz... El estudio de Onda Cero yo lo he visto en un par de fotos y es una especie de cubículo sin ventanas. Los estudios sin ventanas tendrían que estar prohibidos por ley. 

En estos meses he podido cotillear cómo es el estudio de Radio Zaragoza -que tiene luz, pero las vistas no son muy allá, digamos-, el de Onda Cero en Barcelona, que al menos tiene ventanicas con luz natural... Y el estudio de RAC1 en Barcelona. Ese estudio mola todo. Eso sí que es un ventanal como Dios manda, eso sí que es guay, luminoso, con luz... Mola mil.

Los estudios de las radios casi se han convertido últimamente en platós de televisión. Los de Los 40 emiten programas especialmente desde unos estudios preparados para el efecto, y el estudio principal que tienen es... sencillamente, bonito. El estudio grande de la SER, más que un estudio funcional, parece que es un estudio "para las visitas". Grande, habilitado para grabar en vídeo, para hacer mil fotos a todo el mundo y que se vean ahí las pantallitas en plan guay... Bueno, para que las entrevistas del "Hoy por Hoy" salgan bien bonitas en "El Intermedio". 

Y resulta que ahora, dado que los estudios de radio salen en tele, prensa, internet, y todos los medios habidos y por haber, en la COPE han decidido que dar un aspecto de modernidad parda es importantísimo. Por ejemplo, empezaron los carruseles hace nada, y todas las radios pusieron en Twitter las fotos de todos haciendo el programa. Así que en la COPE se han pasado todo el verano reformando todo para convertir el estudio principal, el famoso "Estudio Antonio Herrero", en un nuevo estudio.

Tengo el placer de presentaros el "Estudio Bershka":











































Qué bonito. Iluminado por todas las luces y resto de Lumbreras de la cadena. Y cambia de color... Vaya viajes deben de pillar los técnicos. No hará falta que se regrabe "Ama Rosa" para pensar que se han fumado un porro. 

Venga... en serio... Tiene que ser súper incómodo hacer radio con tantas lucecitas. El "Estudio Bershka", como todos los estudios modernos, tiende a ser más un plató de la tele que un estudio de radio, al menos en apariencia. Es la prueba de que a día de hoy, la imagen que dan las radios en la tele o en la prensa es muy importante. El miedo que tengo es de que los jefes de las radios piensen que sea más importante la imagen que se da al exterior que la funcionalidad del estudio o lo que se haga dentro. 

Y diréis: "Pues con el bombo pesado que le están dando a su líder, el estudio en vez de llamarse Antonio Herrero Bershka, debería llamarse Carlos Herrera". Pues es verdad, con lo pesados que están

Pero a veces la realidad supera a la ficción. Ya en 1999, de cuando es el radiochip predictivo de hoy, José María García comenzaba su programa recordando cuántos segundos "sobre" la media noche empezaba, el nombre del estudio... ¿Qué nombre? Escuchad con atención:



¡Toma ya! ¿Lo veis? García no se confundió. García era todo un visionario. Se adelantó 16 años antes de interpretar lo que terminaría inundando el espíritu de la COPE. En este caso, no era el rumor -sino el error- la antesala de la noticia.

En realidad, de todo esto, lo bonito era cuando de pequeño me tenía que imaginar los estudios. Y lo que pasaba ahí dentro. E imaginar la cara de los que hablaban. Eso era lo realmente bonito.

16 comentarios:

  1. Trágame tierra con el estudio de la cope, ese juego de luces. Acabarán encendiéndolo cuando el fotógrafo pase a hacerle la foto de rigor al entrevistado y ya, aunque alguna retransmisión del tiempo de juego con ese plató lleno de gente y con el ambiente ya en altitud y velocidad de crucero puede estar bien.

    De pequeño mi estudio de radio favorito era el de los 40 principales. De ver fotos de Juanma Ortega al poco de empezar a presentar Anda Ya con Madrid amaneciendo detrás, estar ahí debe ser un lujo.
    El anuncio de la tele con Lucas y Alsina me cabreaba bastante justamente por lo mismo que tú dices, cada vez que lo veo pienso "ojalá" fuese ese justamente.
    Y esto me lleva a: Creo que muchas radios y teles la jodieron al marcharse fuera de las ciudades a polígonos industriales, véase el caso de Onda Cero, todas al hacerlo, pierden un "algo". Y un ejemplo de ese algo es lo que se nota viendo el documental de RAC1 que se emitió hace poco.

    ResponderEliminar
  2. Yo siempre digo lo mismo, si algún día gano la lotería y monto una emisora de radoi (un sueño mío), pondría el estudio en un local a pie de calle en el centro de mi ciudad, donde la gente que pase pueda mirar y ver cómo se hacen los programas, quiénes son los que hablan, etcétera.

    ResponderEliminar
  3. El estudio de carrusel es lisérgico también

    ResponderEliminar
  4. Los famosos anuncios de Movierecord se podrían reproducir en estos estudios...

    Molaba más cuando el estudio de la COPE parecía la sacristía de una parroquia.

    ResponderEliminar
  5. El estudio de 40 Barcelona a finales de los 80 estaba en el sótano de Caspe 6, cuando lo vi, flipé, estaba Fernandisco en medio, delante de una mesa Soundcraft 200 enorme, a la derecha dos platos Technics, un reproductor de CD Sony que en aquel momento era la caña y rodeado literalmente de cartuchos. A la derecha, dos Revox. Al fondo, un cartel con el logo de los 40 y más cartuchos, había cientos.

    Si lo viésemos ahora, nos parecería muy cutre. El estudio actual es comoun escaparate, tremendamente moderno, pero me parece muy frío.

    Recuerdo también que compraba la revista El Gran Musical y hacían entrevistas a los DJ de 40 Madrid y me molaba mucho el estudio Paul McCartney. Como es normal, la cantidad de equipos se ha reducido mucho, ahora con los ordenadores...

    ResponderEliminar
  6. Creo que el adjetivo que describe los estudios de ahora es aséptico, sin vidilla...

    ResponderEliminar
  7. Recyerdo haber estado en los ochenta, de crío, en los estudios de Radio Zaragoza y quedarme sorprendido por lo pequeño, estrecho y desprovisto de magia que era aquello. Para una chaval como yo, pegado a una radio, fué una gran sorpresa.

    ResponderEliminar
  8. Estuve en radio Barcelona antes de que la reformasen, viendo a gomaespuma, y después, a especialistas secundarios.
    Las estrecheces eran notables cuando se juntaban más de seis personas, con gente siguiendo el programa desde la cabina del técnico porque el estudio no daba para más, y me llamó la atención ver un piano en un rincón. Ahora parecen mini-estudios de televisión, y frios, pero es indudable la comodidad para todos.

    ResponderEliminar
  9. Los estudios y controles son muy bonitos ahora, pero yo recuerdo con mucho cariño el de Radio Club Tenerife con su bombilla roja de on air y en el control la pared llena cartuchos, cuando yo llegué convivían las cartucheras y los magnetofones con el primer Dalet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, ¿Conservas jingles de 40 Club Tenerife?

      Eliminar
  10. Eso no es un poco expulsar al público? En ese nuevo estudio no le veo mucha posibilidad de meter público y hacer los anuncios con Pepe por ejemplo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas... La nueva mesa ocupa lo mismo que la anterior, y el resto de la decoración esta sobre las pareces... No se ha perdido nada de espacio. Pero es como estar en una discoteca...

      Eliminar
  11. Buena idea, hacer el Carrusel en algún teatro pequeño con pantallas de televisión y tal para ver las repeticiones y de vez en cuando Pepe Domingo en plan MC interactuando con el público para hacer los anuncios...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se empieza proponiendo eso y se acaba mencionando a la prima la coja..

      Eliminar
  12. A mi me recuerda mucho al estudio del Telediario de TVE.

    http://www.panoramaaudiovisual.com/wp-content/uploads/2014/03/Decorado-Telediario-3-web.jpg

    ResponderEliminar
  13. Pues con alguna luz de menos, a mí me gusta que se modernicen los estudios. ¿Qué no cabe ahora la gente? La gente donde no cabe es en estudios pequeñísimos como eran antes. El estudio central de la COPE, visto en fotos, siempre me había parecido muy cutrecillo para ser el principal de la cadena. Y no, no es algo superfluo, la imagen hoy también es importante para una cadena de radio, eso es así.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...