viernes, 12 de febrero de 2016

celebrar la radio

Lo de que la radio tenga un día en el calendario (el día 13 en este caso) es una cosa que me da un poco de rabia. Hay días internacionales de un montón de cosas. Que si día de colectivos históricamente desfavorecidos, días de enfermedades, días de concienciación de cosas que -por definición- nos importan tres pepinos... Si nos importaran un huevo, no harían falta "días de", ¿no?

Aunque me dé mucha rabia la existencia de un día de la radio -cosa que jamás pasa por el blog, además, porque aquí todos los días son el día de la radio- habrá que hablar de cómo se celebra este día en la radio. Yo sería partidario de no hacer nada. Los homenajes radiofónicos a sí misma suelen terminar siendo una mirada al pasado remoto; el relacionar radio con abuelos moribundos, aparatos inasibles, ruletas de difícil sintonización, una sensación horrible del "poníamos la radio porque no había tele" y peor aún... Un hablar del futuro de la radio como:

a) Algo incierto
b) Algo que tiene que desaparecer
c) Una suerte de cosa rara internetera hecha a medida con flipaciones tremendas que ríete tú de "Regreso al Futuro"

Han pasado los años, y la gente sigue yendo al fútbol aunque los partidos los echen por la tele. Incluso si los echan por la radio. Hace muchos, muchos años... Prohibían poner las retransmisiones de radio por los altavoces, no fuera que la gente dejara de ir a los campos. 

No dejó de haber periódicos porque la información pasara por la radio. La tele no mató a la radio. El vídeo no ha matado al cine. Youtube no ha matado a la tele. Y toda la radio iba a ser digital desde 2003. Ya. Claro. 

Todo convive. Todos ceden parte de su mercado para dejar paso al resto. Una cosa es que ahora la tele y la radio compartan su mercado con internet y mil entretenimientos más -¡que la tele también compite con el uso de videojuegos por nuestro tiempo!- y otra cosa es que todos estén obsesionados con una especie de apocalipsis que no llega. Profetas de "La Vida de Brian" a cholón. 

Así que de todos homenajes -autohomenajes- que se hace la radio a sí misma, yo me quedo con la celebración que hace desde hace pocos años RAC1. Celebran la radio haciendo radio. Como trayendo la radio del pasado al presente. Evidenciando lo bueno -y lo malo- de la radio antigua, y también dejando a las claras que la radio que se hace hoy es, en muchos casos, igual o mejor. 

¿Qué han hecho este año? Pues traían a gente de radio de toda la vida -en su mayoría premios Ondas- y les ponían a presentar los programas de la cadena. Cada hora, uno. Estuvo Évole haciendo la primera hora del "Versió...", estuvo Bassas en "El Món...", estuvo Cuní en "La Competència"... Y de todas las horas os voy a dejar una en concreto. La de Sardá y Juan Carlos Ortega en la segunda hora del "Versió RAC1". Radiochip racunero: 



Estuvo gente de la radio también colaborando. "De la radio" significa "que no suelen hablar delante de un micro". Y se creó durante todo el día la sensación de que "todos son esa radio". Una especie de fiesta en la que te tenían atrapado durante todo el día porque no sabías qué narices iba a pasar ni quién iba a aparecer en cada hora. 

Sardá empezó haciendo de Casamajor, obviamente. Y ahí, con él, Juan Carlos Ortega. Todo tan "ventanero"... ¡Ay, los recuerdos! ¡Era yo tan crío! Y uno notaba que la "escuela catalana de radio" seguía ahí. Sardá estaba en el programa de ése que le hacía las imitaciones. E imitando había gente que he escuchado tanto en la radio como en el teatro (¡ay, Judit, diabla!) Y me quedé pensando: "¿Por qué Sardá no se pone a trabajar de verdad y se pone a hacer programas de radio?" Y con Juan Carlos Ortega. ¿Qué más se puede pedir? Un doble Whopper, y ya. Escuchaos el radiochip porque... hablaron con Pablo Iglesias, Javier Trias... 

Radio antigua... y radio nueva. La radio del pasado pasa filtrada por la radio del presente. Me gusta el concepto de reinvindicar la radio sin recordar nada... Me mola el concepto de recordar el pasado de la radio haciendo nueva radio, y jugando a que nos tengan todo el día pegado al aparato. Nada de autocomplacencia, recuerdos que a lo mejor no aportan mucho... Simplemente, hacer radio. La que toca ese día. Con lo que se cuenta ese día. 

De la misma manera, me quedé un poco frío con la última hora de "El Món..." El plantel era inmejorable: "El Terrat" volvía a hacerse en la radio por una hora. Estaba Buenafuente, "Palomino", Fermí F... Incluso invitaron a Silvia Abril, que ahora está de moda. Pero... no sé. Aquello no estaba del todo preparado. Fue humo. No me aportó nada. Pero luego llegaban los de "La Competència" con el Cuní de invitado-conductor... Y aquello era otra cosa. Radio currada. 

Poner la radio de patas arriba para celebrarse a sí misma. Es una forma no postureica, moderna, molona, sorprendente e histórica de celebrar el día de la radio. No se me ocurre mejor manera, ni sé qué se sacaran el año que viene de la manga. 

Esto de celebrar el día de la radio... Esto que me parece tan casposo... De repente, mola. Estoy en un plan... que casi cualquier cosa que no sea abrir teléfonos para que una abuelita recuerde radionovelas mientras le hacía un moño apretadísimo a su madre me parece correctísimo. Pero esto que hicieron ayer me pareció genial, una vez más. RAC1 es líder, entre otras muchas cosas, porque tienen capacidad de hacer cosas como las de ayer. 

No celebréis ningún día de la radio. Limitaos a comentar lo bien que os lo habéis pasado escuchando tal o cual programa delante de amigos y vecinos. Que se enganchen por sí  mismos sin tenerles que dar la lata, y sin que parezca que es una cosa "del pasado". Haced que el día internacional de la radio sea como el día internacional del consumo de la patata, el de consumo de la tele y el día del hombre blanco heterosexual sano y rico: que no haga falta. 

12 comentarios:

  1. Quim Monzó, en la vanguardia, ya estaba haciendo cachondeo, ayer, del invento. Se refería a como tienen que ir rizando el rizo cada año, y a quién van a poner el año que viene para que quede aún más "genial". (no puedo pegar el artículo porque lo leí en papel y en internet es para subscritores)

    ResponderEliminar
  2. Por cierto, Pacman, ¿te has fijado lo poco que se comentan estas entradas? Por mucho que quieras vender lo que mola... Creo que produces el efecto de "ya están aquí los catalanes diciendo que son mejores". Entre el "de aquí, de Madrid" y el comomolismo de Barcelona estamos apañados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, pero lo cierto es que cuando tenía 14 años e iba a Barcelona, yo ya pensaba: "joder, qué buena radio se hace aquí".

      Y mi "¿misión?" es contar lo que me mola. Así que no me queda otra que comentarlo... Sea de Barcelona, Cádiz o Murcia. Así que si molan... pues molan.

      Eliminar
    2. Por cierto, que por si no queda claro -cosa que dudo- soy más de Zaragoza que los leones del puente de piedra. Aragonés capitalino 100% con acturianidad máxima y torrerismo pardo. Por si quedaba alguna duda.

      Eliminar
    3. Oye, que lo mio suena a ataque, pero no lo es. Es casi más pena, y rabia, que otra cosa. A mi me pasó lo mismo, con la radio, al venir a vivir aquí. Y me fastidia que al oír la radio de mi tierra me suene tan a 'lo mismo', y que a las cosas solo pasan en Madrid y Barcelona.

      Pero tengo esa sensación, la gente no comenta porque es 'radio local'. Y si me pongo muy puñetero la gente comenta mayoritariamente sobre deportes y músicales (... visión completamente subjetiva).

      Eliminar
  3. Con las ideas que defiende esa emisora, doy por poco probable que alguno quiera dar el salto y hacer radio para alguna emisora de Madrit (lástima).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todos son unos Jimenez-Losantos versión indepe. Y los que servirían ya han trabajado antes en radios para toda España, como Clapés o los Óscars. La radio de Madrit puede ser la SER y quedan guays con la pluralidad. También hay que contar que ya son estrellas en la radio catalana, dejarlo para volver a ser segundones pues ...

      Eliminar
  4. Pacman, se nota que no escuchabas El Terrat en su día porque entonces ya era como lo que hicieron ayer. Se basaban en algo de guión pero muchos ratos era un poco comentar noticias o lo que fuera a partir de los personajes. Eran originales y la gracia entonces se basaba mucho en coger el punto a los personajes, algo que recuperaron ayer.

    RAC1 cosas como estas las hacen bien. Aunque no soporto su línea ideológica ni esa sensación de "somos la pera en vinagre" que transmiten a menudo muchos de sus trabajadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oía, oía... de hecho, alguna vez he podido incluso escuchar alguna grabación. Pero es que lo de ayer fue... muy hilvanado.

      Lo segundo... comparto, comparto. Es una sensación horrible de lo que mucha gente se queja de la SER. Pero es que ser líder es ser líder. Aguanta tú a los de la COPE del momento cuando "eran la democracia" y la SER era "el régimen" y cosas de éstas.

      Podríamos llamarlo "el síndrome del líder".

      Eliminar
  5. Yo escuché El Terrat a diario durante muchos años y te garantizo que ya era así.

    Últimamente cada vez que caigo en RAC1 acabo huyendo rápido. Cada vez los trago menos. Lo siento, pero esa sensación de mirar por encima del hombro me asquea.

    Y no lo considero cuestión de ser líderes, porque lo noto igual en otra parte del grupo Godó, la televisión 8TV. Yo era megafan de Arús desde hace décadas, pero el ambiente que crea y la manera que lleva actualmente en su programa de tele me pone enfermo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del terrat, ¿qué época? ¿Antes de la fama televisiva de Buenafuente, o después?
      La última época, con el Sebas, Santi Millán y los colegueos de la fama, fue un bajón comparada con la primera, más trabajada y ganándose el puesto.

      Eliminar
    2. Pues todas las épocas. Cuando pasaron al final a programa semanal sí que ya no era lo mismo, pero más por ese cambio que no por otra cosa, a mi parecer.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...