lunes, 21 de marzo de 2016

volvemos con más ventana

Al final de esta entrada se entiende por qué la he titulado así.

Ocurren varias cosas... Primero, que el programa de Lucas me parece un poco desastre. Sobre todo por Lucas. Qué decepción tan mayúscula... Y mira que ya han pasado los meses. Tengo la sensación horrible de que el programa le importa poco. Aparece desde donde le dé la gana en España, en plan "pues mira, me ha dado por venir a comer por aquí", presenta lo que le tengan preparado, se limita a hacer un programa heredado de Herrera sin la gracia de Herrera, siendo que precisamente Herrera está al otro lado. Desidia. Desastre. Estrategia equivocada. El programa de Lucas es una decepción total. No me hace ni pizca de gracia nada. Noto un pasotismo pardo. Lorenzo Díaz me parece que sobra, los colaboradores parece que no conectan... Buf... Menos la sintonía, que mola, todo me parece... de relleno. 

Segundo, que a veces Herrera está tan pagado de sí mismo, que a uno no le apetece escucharle. No sé. Esto también va por rachas. Y que hay más vida en el Universo. RNE, RAC1... mil cosas. 

Tercero, que si uno ha sido siempre "de Gemma", siempre termina pasando "por Gemma". Qué le voy a hacer. Me ocurría una cosa con el "Hoy por Hoy" de Gemma... Que desde el segundo año de programa mañanero, en que se "desprendió" de su universo ventanero y en que se empezó a centrar en "temas sociales y chungos", me fui corriendo de Gemma como hoy de Lucas. Desahucios, que si esto, que si lo otro... Buf... Todo demasiado afectado. No sabía si eso era más una crónica de sucesos tristes o qué era. No sé. Era un programa tristemente triste. Y aburrido. 

¿Qué ocurre? Pues que hace ya bastante tiempo que Gemma ha abandonado "los temas de mal rollo", y en el programa impera lo positivo. Gemma se ríe, vuelve a haber sección de revistas del corazón (¡ni que fuera eso lo peor del mundo!), es más importante entretener que el ponerse postureicamente profundos... Eso vuelve a "oler a Ventana". Yo pongo la radio y si está Gemma, quiero escuchala riéndose y jugando con los oyentes y con la gente de su equipo. Quiero bromas. No quiero escuchar historias de malos rollos. Quiero mis válvulas de escape radiofónicas. 

Ya llevaba tiempo queriendo hablar de esto... Pero no encontraba el radiochip adecuado. Pero ya lo he encontrado. El otro viernes, como siempre, estaba Millás en el programa. El programa fluía, los temas dejaban de ser compartimentos estancos "a lo Suecope", para poderse hilar... Ocurría lo típico de Gemma, que surge un tema de pasada que tiene miga, y pasa a ser el tema principal. Si un oyente se enfada... ¡Que llame el oyente! Si hay que contar una anécdota de sus vidas... ¡Que se cuente! Y si hay que bromear... ¡Que se bromee! Se puede hacer todo eso que no se podía hacer cuando los temas del programa eran de mal rollo. Ya se puede preguntar qué tiempo hará el fin de semana e incluso cotillear dónde un oyente se va de vacaciones sin apostillar "si es que tiene la suerte de tenerlas", para no parecer insensibles y cosas así. 

Cuando estaba yo trabajando, delante de un ordenador, en plan mecánico... Mientras estaba escuchando, pensé: "es que esto se parece más a La Ventana". Y cuando estaba a punto de terminar la primera hora de aquel viernes, le dijo a Millás que despidiera el programa... Aquí va toda aquella primera hora, y esta despedida de Millás la puedes escuchar en el minuto 54. Radiochip ventanudo: 



"Y luego, más Ventana". Ese momento me hizo reír estando yo solo... Es como si se hubiera metido en aquello que decía Boris del "tren de pensamiento". Fue una conexión mental que me moló tanto que necesitaba ponerlo en el blog. Si no te viene a la mente ese "paso", aquí tienes uno de Gemma de hará 15 años. Otro radiochip ventanudo:



En un tramo de entretenimiento, o en un tramo que teóricamente todos entendemos "de entretenimiento", quiero un programa que me dé exactamente eso. Cine, música, chorradas máximas, corazón, fútbol (aunque lo del Yuyu me sigue haciendo cambiar de cadena), o cualquier otra cosa que me dé igual o que no me interese, pero que me mole que me lo cuenten. Por ejemplo, la sección con los cocineros. Me mola que de repente cambien de tema. Me gusta que le saquen pelos a una calavera. 

Quiero que me entretengan. Y quiero que un programa suene como "propio" y no impostado. Quiero que me sorprendan. Quiero notar que me quieren entretener. Quiero notar que quien me habla está pendiente de divertirme. Sólo pido eso. Pero no es poco. 

12 comentarios:

  1. Ciertamente, no tiene nada que ver "En días como hoy" con "Más de uno." Lucas podría dar mucho más y mejor de sí mismo, como ya demostró en RNE.

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco soporto al Yuyu. Juegos de palabras de tercero de Eso y imitaciones que siendo correctas tampoco asombran.

    ResponderEliminar
  3. Yo también me reí mucho con ese momento Millás, y me recordó a aquella vez que Cansado llegó "desfondado" al micrófono y dijo eso de: "Se acaba de legalizar el Partido Comunista". Momentos que difícilmente escucharemos en otros programas que no tienen esa atmósfera de complicidad que crea Gemma.

    ResponderEliminar
  4. Lucas la gran decepción de la temporada, junto con Del Cura, sinceramente esperaba más. Así veo muy difícil que Onda Cero se lleve alguna alegría en el próximo EGM. Amenaza tormenta en San Sebastián de los Reyes, veremos lo que ocurre finalmente.

    ResponderEliminar
  5. Me temía esta entrada. Ya veo que no soy el único que piensa que Lucas ha desaprovechado un poco la oportunidad que Onda Cero le ha dado. Aunque tampoco quiero echarle todo el muerto a él, porque no me creo esa desidia suya. Quiero pensar que la hora de los oyentes de 10 a 11 ha sido impuesta por la cadena para intentar mantener la audiencia de Herrera, haciendo algo que se asemeje a los fósforos. Pero es que no sólo ha perdido los oyentes de Herrera, sino que acabará perdiendo los suyos, porque no hay nada en su tramo que se parezca lo más mínimo al "En días como hoy", que es lo que esperaba yo. En fin, que Lucas ha cometido el error de querer ponerse en un papel en el que no encaja, porque lo que le pega a él es lo otro que hizo, pero... el entretenimiento no. Ha terminado ocurriendo lo que nunca pensé que pasaría: que me harte de Lucas. Con todo el dolor del mundo, cada vez estoy dejando más de lado a Alsina y Lucas, y fidelizo más con Alfredo Menéndez, que al fin y al cabo está haciendo un gran trabajo por levantar la radio pública.

    ResponderEliminar
  6. A mi la parte de Lucas tampoco me gusta, no se si será impuesta o no pero eso de hacer una mala copia de Herrera ya se veia que no iba a ninguna parte. Sigo sin ver la necesidad de tener que partir el programa en dos partes, creo que Alsina podría haber hecho una parte de entretenimiento y divulgación muy buena. Es que parece que entre el target de la primera parte y la segunda hay 25 años de diferencia... Ya podrían ahorrarse a Lucas y haber retenido a Gistau y Jabois que vaya daño le ha hecho eso a la tertulia. En fin para mi Más de uno acaba a las 10. Es que en la parte de Lucas me da hasta la impresión de que no hay buen rollo, Lucas le pega unos cortes a Lorenzo Díaz bastante fuertes cuando intenta meter baza... Lo mismo es impresión mia pero parece algo mecánico, sin vida, hecho por obligación. De la brújula, pues otra decepción, o no porque tampoco esperaba mucho del conductor, pudiendo tirar de gente de la casa como Vicente Vallés...

    ResponderEliminar
  7. El programa de Lucas es como si dijera... "me estoy rascando los huevos haciendo un programa de mierda pero estoy cobrando igual".

    Esa parte del programa no pega con nada... bueno, con Herrera y Lucas no es Herrera.

    Por otra parte, veremos el próximo EGM. Soy de Alsina desde que lo descubrí en la brújula hace años y me pasé a Más de Uno por él y los colaboradores pero la marcha de Jabois y Gistau... se nota.

    Alfonso Rojo y Marhuenda, que también estaban antes, ahora están más.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo, el programa de Lucas es lo peor de los últimos tiempos en la radio española.
    No hay quien lo aguante, no hay por donde cogerlo, y las entrevistas son pésimas.
    Es un programa sin ganas, sin ilusión, y donde parece que van a pasar el rato.
    Yo nunca he sido muy de Genma, pero este año me estoy enganchando, me parece que hace algo distinto a lo que hacen los demás, además estoy harto de que todos tengan el mismo formato, a las 10, llamadas de
    oyentes, etcétera

    ResponderEliminar
  9. Alsina, Amón, Gistau y Jabois harían solos el programa hasta las 12 y más allá. Temática libre, sin guión siquiera. Canela fina.

    ResponderEliminar
  10. La diferencia es que, escuchas a partir de las 10, onda cero, cope, o rne, y te parece estar oyendo todos los dias el mismo programa, en cambio, escuchas a gemma, y cada programa es distinto, día te sorprende con algo nuevo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...