sábado, 2 de julio de 2016

el último larguero de De la Morena

Tantas noches de mi vida esperando a que empezara «El Larguero»... Tantas, que se me hacía increíble pensar que estaba escuchando el último programa de De la Morena en la SER. 

Sí, De la Morena que no es el que fue, es una especie de versión engarciada, es ese señor al que incluso pillé manía cuando vi que se desmembraba el equipo de deportes... Todo eso, sí. Pero era su último programa, eché la vista atrás, él también echó la vista atrás... E hizo el programa que tenía que hacer. 

Supo encontrar el punto medio. Tuvo a Del Bosque —bueno, los 3 "lo tuvieron" a la vez, ya me entendéis—, comenzó sincerándose y dando las noticias del deporte, tal y como ha hecho siempre. Supo encontrar el tono, contar lo que quería, echarle salsa... Usar sus típicas frases —ejercer el sacramento del matrimonio—, repasar sus recuerdos delante de todos los oyentes, con agradecimientos, emociones, también omisiones... Una especie de comunión con el oyente de toda la vida. Una especie de despedida para «porderse ir en paz con el oyente». 

Anécdotas, compartir con el oyente... Compartir con Del Bosque. Quedó muy bonito eso de que le acompañase en la despedida, como si él fuera la más digna representación de los oyentes. [Por cierto, Del Bosque también se quedó a gusto con un par de píldoras, una de las cuales cayó en la frente de Antonio Gª Ferreras.] 

De la Morena es de los mejores entrevistadores de España. De la Morena sabe transmitir. Sin ningún tipo de añadido sonoro, ni música, sin efectos, sin nada... El tío, de repente, se pone a sincerarse, y te deja seco al otro lado del receptor. Qué bien sabe crear un clima con tan poquísimo artificio. Ayer fuimos muchos los que estábamos al otro lado volviendo a ser críos y disfrutando de muchos recuerdos. Fue un reencuentro con esa persona al que tantos años hemos confiado el entretenernos antes de dormir. 

«El Larguero» es De la Morena. Bueno... A ver... En realidad me refiero a que él explicó que el nombre del programa no viene referido a ningún travesaño sino a él mismo, que era el que largaba tiempo ha. El que largaba por la boquita era el larguero. Y de ahí el juego de palabras. 

Si quieres ir oyendo el último programa... Aquí va el radiochip del que larga:



No quedó lacrimógeno. Y quedó digno. Hasta la simpleza final de dejar la múisca en plan instrumental y escuchar por última vez la voz de Rosa Mª Belda indicando el nombre del programa del presentador era adecuada.

«Me voy en paz», repetía. Cuando uno es tan reiterativo es que en el fondo sabe que no se va del todo en paz y que guarda remordimientos. Al final no nos dijo eso de «quedad con Dios», pero no hizo falta.

El programa de ayer fue un final perfecto. Pero un final. De la Morena nos ha dado mucho, le agradecemos los grandísimos momentos que nos ha dado, pero la verdad es que al día siguiente he tenido la sensación de que ha sido una despedida que me ha reconciliado con mis recuerdos. Estamos en paz también con De la Morena, y por tanto con el pasado. Un bonito pasado, sobre todo el remoto. Sin embargo, soy consciente de que el programa de ayer fue un bonito paseo por los recuerdos, un precioso recordatorio de cómo alguien en la radio puede transmitir tantísimo con tan poca alharaca, y de cómo nuestro propio recuerdo nos puede emocionar.

De la Morena no deja sucesor. Supo quitarle la corona a García. Pero De la Morena, con su corona, empezó a matar elefantes y se olvidó en este caso de encontrar un heredero. Los grandes, en realidad, no buscan herederos. Necesitan a alguien que les quite la corona. Y nadie le ha quitado la corona. Las noches deportivas de la próxima temporada apuntan a una república parlamentaria con los votos divididos.

Gracias a De la Morena. Gracias por tantos y tantos años de noches deportivas. Gracias por haberme reconciliado con estos momentos de magia radiofónica pasada. Mucho tiene que cambiar la película para que deje de pensar que esos momentos de magia son precisamente un bonito pasado. No por bonitos, sino por pasados. 

12 comentarios:

  1. bueno,no creo que haya "republica" en la radio nocturna si el rey es de la morena,va a seguir en onda cero xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la Morena es el rey emérito, pero no hay rey.

      García es el papa emérito xd

      Eliminar
  2. Fue un gran entrevistador. Ahora parecía como si bi siquiera se preparara las entrevistas.... muy triste

    ResponderEliminar
  3. Fue un gran entrevistador. Ahora parecía como si bi siquiera se preparara las entrevistas.... muy triste

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que una de las diversas razones de su marcha es que quiere seguir por encima de los que se fueron a la Cope, pero ahora empezando desde abajo. ¿Lo conseguirá?

    ResponderEliminar
  5. Preciosa entrada la de hoy y precioso el programa final que hizo Joserra. Yo lo escuché por primera vez una víspera de San Juan de 1992. Entre petardo y petardo escuchaba como entrevistaba a Ramón Mendoza, entonces precidente del Real Madrid. A partir de ahí fueron muchas y muchas noche y muchos y mucho Largueros. De una manera continuada fui oyente unos 10 año. Luego ya lo fui dejando poco a poco, no porque me dejara de gustar, sino porque me fui yendo a la televisión, internet... Solo lo escuchaba esporádicamente por alguna entrevista o por noches como la del jueves.

    Después de muchos años, va a estar entretenida la lucha por el deporte en la medianoche la temporada que viene.

    ResponderEliminar
  6. Me hice de De La Morena allá por el año... 98 o 99... porque me dijeron... no escuchas a De la Morena?

    Desde entonces lo escuché siempre y siempre me pareció el mejor entrevistador de la radio. Deja hablar, sabe bien qué preguntar y cómo preguntar.... hasta que responde lo que quiere que responda...

    Con el Pacogate lo dejé y me pasé a EP12. Algunas veces volvía a De la Morena...aunque lo notaba que sus tics... iban a peor... porque lo que combinaba EP12 con los múltiples presentadores de OC.

    Subir de lo que tiene OC parece fácil. Llegar al millón... no lo creo... aunque igual hay triple empate.

    ResponderEliminar
  7. Es curioso, pero esta semana, me hicieron una encuesta telefónica sobre los programas deportivos de la noche. Me la hizo IMOP, y después de preguntarme distintas cuestiones, sobre los tres programas actuales, la entrevista se centró en la salida y el cambio de De La Morena a Ondacero, y la llegada de Manu Carreño a El Larguero. También me estuvieron me preguntado por colaboradores, para los que los valorara. Salieron nombres como Valdano, Kiko, Segurola, Relaño....Al final, pregunté, cual era el objetivo de la encuesta y quién la encargaba, la chica que me hizo la encuesta, me contestó (como es lógico) que no sabía para quién era la encuesta, ni quién la había encargado. Pero es evidente, que ha sido, o bien Ondacero o bien la Cadena Ser.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como es lógico no: deberían saberlo, y deberían decirlo, al principio. Yo supongo que la haría de todas formas, por curiosidad, pero lo que deberían hacer es decirlo, y si la ley no lo dice así, debería cambiarse.

      Eliminar
  8. Vuestra afición es sentimiento y tiene mucho alimento.

    ResponderEliminar
  9. La primera vez que dejo un comentario después de años leyéndote religiosamente todos los dias, y es para maldecir en arameo...¿Pero que es eso de que a partir de septiembre El transistor empezará a las 23:30?¡Hombreyapordiós! Adiós a media hora de La brújula y ya veremos que pasa con La cultureta. Muerte por sobredosis de fútbol me va a dar.
    (Mi fuente de información, por cierto, es Onda Cero Zaragoza. Aquí otro maño)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues exprésate mañana... que es el tema precisamente de tomorrow.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...