domingo, 22 de septiembre de 2019

las publicidades elegidas (1)

Me escribieron de El Club de la Radio. Hace un par de años hablé de ellos porque eran ellos los se anunciaban precisamente en la radio. Anunciadores que se anunciaban para que los anunciantes pusieran sus anuncios. Es un trabalenguas pero con sentido. 

Y en el mensaje me ponían que habían hecho una especie de recopilación de los mejores anuncios de radio cada año desde 2010.

Hace justo ahora hace 3 años hablé del primer anuncio de Gomaespuma, que lo hicieron en 1987 y que precisamente ganó el premio AMPE de radio de aquel año. Después de aquello escribí a ver si los de la AMPE me podían proporcionar un listado de los ganadores de publicidad en radio... Pero aún sigo esperando. 

Así que mira, si me han pasado un listado lo de El Club de la Radio, voy a hacer una entrada con estos anuncios. Ya aviso de que algunos me sonaban y otros... ni idea. Pero como todo esto es muy comentable... ¡Vamos al lío! 

El anuncio de 2010 es el de Bancaja. Yo, sinceramente, no lo había escuchado jamás. Muchos de vosotros supongo que sí... pero bueno, yo en mi vida lo había escuchado. No me parece nada del otro mundo, pero mira... 2010 es lo que nos trae. Radiochip club 2010: 



Y bueno... Pues a pesar de su molón logo, ya no existe como tal. 2010 está muy lejos ya.

El anuncio de 2011 es de Liberty Seguros. Y de este sí me acuerdo perfectamente, lo cual dice muchísimo de lo bueno que era el anuncio en cuanto a comedia... Pero ojo... Bueno, primero escuchadlo y luego os cuento. Radiochip club 2011:



Que el anuncio es muy divertido, pero en realidad... A ver, quizá porque yo pasaba de los coches, pero sabría identificar el anuncio pero no la marca relacionada.

Y del siguiente también me acordaba. Pero por una frikez... Es que me parecía una copia de uno que sí tuvo mucho éxito. ¿Os acordáis del anuncio de Gomaespuma en que llamaban de «Guadálajar»? Pues me acuerdo que era de Telefónica. Pero mira, de este anuncio me acuerdo por parecerse al de Gomaespuma. Otro radiochip club 2012:



Ya os digo que este mundo de los anuncios... Los hay muy entretenidos pero también uno tiene muchos recuerdos.

Este que viene tampoco me sonaba... A ver, es imaginativo, pero también me parece que la temática estaba muy trillada y la introducción era muy larga para desarrollar la idea. ¡Minuto y medio casi ! Y luego, la marca... No sé. Al final y no te enteras de la relación. Serán de la todopoderosa McCann, pero... Otro radiochip club 2013:


Ya siento ser tan crítico, pero para mí una publicidad killer total es que si me preguntan por marcas de tractores sé que hay una que se llama Massey Fergusson y no me sé ni su logo ni sé qué tractores son, ni me interesan los tractores lo más mínimo. ¿Entendéis por dónde voy? Sí, esto es un blog de radio, pero la publicidad forma parte de ella como la uña de la carne.

 Del siguiente también me acordaba. En realidad me acordaba de lo de los bolis que dicen al principio del anuncio, pero de lo de después y de lo de que es el 11850... De eso no. Escuchad otro radiochip club 2014, de los de Pingüino Torreblanca, que son una fábrica de conseguir Ondas:



Es que la publicidad escuchada años después... A ver, uno pilla perspectiva. De esta tanda no sé si alguno me parece realmente el mejor de aquellos años, pero bueno... Los del Club de la Radio son los entendidos. Me da la sensación de que han elegido los más curiosos o divertidos, y desde el punto de vista del oyente, cuanto más divertidos mejor. Pero claro... La diferencia es que de los de Gomaespuma me acuerdo de qué anunciaban (o Telefónica, RENFE, etc.) y de estos, la verdad, no. Mañana miramos los ganadores en los años siguientes, a ver si os suenan. 

sábado, 21 de septiembre de 2019

Rosamunde

Si alguna vez habéis ido a alguna fiesta de la cerveza (a la Oktoberfest por ejemplo) habréis escuchado mil veces una polca que se llama «Rosamunde». Esta polca huele a cerveza. ¡Toma sinestesia! 

En realidad la música es de un checo. Lo que pasa es que ya se sabe que los nazis estuvieron en tierras checas, y ellos son los auténticos cerveceros. La canción la compuso Jaromir Vejvoda en 1927, fue todo un éxito, pero en 1934 es cuando se grabó su versión alemana, el «Rosamunde», que es el nombre de la chica a la que le canta su amor el que canta. 

En España hicieron una versión Los Mismos... La que nos sabemos aquí, vaya. «Buena cerveza, saquen un nuevo barril, buena cerveza, qué más se puede pedir...» Es la «Polca del Barril». Algunos vascos habrán escuchado su versión llamada «Gora ta Gora Beti», que poco tiene que ver con la cerveza y bastante con cantar a la tierra. 

¿Y qué narices tiene que ver esto con la radio? 

Pues muchos de vosotros lo habréis acertado. He hablado en muchas ocasiones de que los programas deportivos de por las noches siempre han querido tener, igual que «El Larguero», canciones que la gente pudiera cantar. Y en Onda Cero, cuando pusieron «El Penalti» en marcha, le pusieron una letra alternativa a esta «Polca del Barril». 

Así que nos vamos 20 años atrás, a 1999, y rescato de las grabaciones de Álex Rozada una entrada del programa que presentaba ese día Edu García. Aquí va el radiochip rosamunda:


«Si te sientes deprimido, reprimido o aburrido, si tu estrella se te estrella o tu equipo pierde el hipo...» ¿Quién escribió esto? ¿Y el resto de la letra? Es que es tan amable y casposo... Y eso de meter en la letra que es informar sin insultar... ¿Qué declaración de intenciones es ésa? Me parece que dice más del resto de programas deportivos que del de Onda Cero. 

viernes, 20 de septiembre de 2019

ahora sí, Antonio de Málaga

El año pasado no me quedó más remedio que dedicar una entrada del blog a Antonio, de Málaga. Es el troll de la radio más pesado jamás contado. En aquella entrada puse una foto de Antonio Banderas porque era el Antonio de Málaga más famoso que había... Pero no le puse cara. 

Como veis en la foto, gracias a las indagaciones de Jaime Sanz, le hemos puesto cara. Pero... ¿A qué viene hablar de esto? Pues a que el otro día en el programa de Àngels Barceló se coló de nuevo el troll con más solera de la radio española. Hablaron de ello en El Plural. Y lo que ocurrió lo podéis escuchar en este radiochip de Fuengirola: 


Le ha pasado a Francino, le ha pasado a Àngels, A Fernando G. Delgado... Aunque os digo que por mucho que se hiciera llamar Juan, todo buen oyente de radio sabe que es Antonio. Antonio, de Málaga. ¿Cómo los de la radio no se coscan de su existencia? Poca radio han oído si no se dan cuenta de que es él y que esas intervenciones son inconfundibles. Esos acelerones... 

Me mostró Jaime Sanz que en la revista El Observador le hicieron una entrevista en 2007. Él se autodefine como el oyente más pesado de la radio española. Se presentó a la alcaldía de Málaga por Convergencia Andaluza. ¡Toma ya! Decía que era un abogado de 58 años, así que ahora tiene ya los 70. El hombre decía que era nacionalista andaluz pero no extremo. En la propia publicación decía que era «tertuliano coñazo».

La próxima vez que escuchéis a Antonio, de Málaga, que se hará llamar Juan, Pepe, o a saber cómo, y llame desde Fuengirola, Málaga o Torremolinos, sabed que estáis ante un personaje de la radio española. No es un troll cualquiera: es el troll más troll de todos los existentes. Quizá el de la radio en ese momento no sea igual de oyente friki que nosotros y haga como Àngels y le empiece a dar explicaciones... Pero vosotros, en vuestro fuero interno, sabed que estáis oyendo a todo un icono del troleo español.

Antes que Forocoches estaba ya Don Antonio de la Sierrra. El troll de la radio. El tertuliano coñazo. El verdadero oyente indignado. 

jueves, 19 de septiembre de 2019

más ganas de mear

En 2012 escribí una entrada que se llamaba «ganas de mear». Iba sobre todas esos locutores de antaño que tenían que estar todo el rato delante del micro y poniendo y quitando micros y... Bueno, ponían canciones largas poder ir al baño. Lo cuentan siempre los locutores de antaño. 

Pero igual hay que hacer una segunda entrada sobre ir a mear. Recordé una anécdota que contó Manolo Lama en «La Ventana» de Gemma en 2009. Estaban haciendo el programa con público y una chavala le preguntó Lama sobre el papel de los técnicos. Lama respondió con una anécdota muy loca, pero que mola. 

¿Cuándo se sitúa la anécdota? Lo dice el propio Manolo Lama: en un partido entre el Atlético y la Politécnica de Timisoara. Mediodía y en septiembre... Eso tiene que ser el partido que se celebró el 19 de septiembre de 1990. 

Pues Lama estaba allí retransmitiendo solo y... Claro... Sólo había una posibilidad y el técnico le dijo a Lama que... Bueno, escuchadlo en este radiochip del recipiente: 



El Atlético perdió por 2-0. En el partido de vuelta ganó el Atlético 1-0, así que... Lo sentimos por Lama, pero a casa. 

miércoles, 18 de septiembre de 2019

Carreño siempre en directo (o más bien no)

Del radiochip de hoy me avisó un lector del blog que se llama Alberto. Estaba él tan pincho escuchando «El Larguero» de Manu Carreño cuando, a saber por qué arte de magia, se volvió a escuchar exactamente lo mismo repetido. Obviamente el arte de magia se llama «grabación mal editada y emitida», pero vamos paso a paso... Porque tiene miga. 

En estas primeras semanas de curso hemos escuchado a Rafa Nadal y otros deportistas en varias emisoras a la vez. Como siempre, a muchos oyentes nos parece un poco mal que no nos digan que es una grabación. Luego los de la radio dicen que tal y que cual, que me parece perfecto, pero entonces no sé por qué no dicen que no es en directo. Es más: se empeñan en hacernos colar que es un directo.

Cualquiera que escuchara anoche a Carreño imaginaría que tenía a un jugador del Atlético esperando al otro lado del teléfono. En este primer radiochip del increíble directo escucharemos a Manu Carreño explicitar que les estaba esperando el jugador:



Pues nada, si decían explícitamente que le estaba esperando Giménez, le estaría esperando. Lo que pasa es que empezó la conversación y... ¡Ops! ¡Repitieron lo mismo dos veces! Daba la hora y... que entrase la grabación. «¡Jose Mari Giménez, muy buenas!» Y todo parecía fluir. Incluso daba el pego del directo. Pero... Escuchad este otro radiochip del increíble directo: 



O eso o... No sé... Si no es una grabación mal editada y emitida... ¿Qué pudo pasar? A ver si alguien puede explicar cómo pudo ocurrir eliminando la teoría de la grabación... [Actualización: Pues resulta que es algo que sólo se escuchó vía reproductor de la web, porque lo escuchó el lector (Alberto) y yo lo encontré fácilmente por web. Sin embargo, no sonó tal cosa en FM, así que quizá fue una cosa del reproductor web. Sin embargo, que estaba la cosa grabada... eso está más claro que el Atún Calvo.]

Y luego, para rematar, y agarraos a la silla si es que estáis sentados, escuchamos cómo Carreño despedía, enlazaba como si eso no fuera una grabación (siendo que se notaba bastante) y aún tiene las narices de decir que «¡esto es directo, esto está vivo!». ¡¡Tócate las narices!! ¡¡Justo después de un cuarto de hora de una grabación vendida como directo y encima mal editado!! Escuchad este último radiochip del increíble directo:



Que a ver... La teoría me la sé. Es muy difícil tener a los jugadores en directo a esas horas y más antes de los partidos. Ya. Así que juegan a vendernos un directo que no es. Pero tienen dos opciones: a) Nos dicen que es una grabación, en plan «esta tarde hemos hablado con fulano y esto es lo que nos ha contado», o b) Que no se note. Lo malo es que si se nota queda fatal y los oyentes tenemos la sensación de timo. Y sí, efectivamente, en la radio hay mucha lata. Mucha, mucha lata. Mucha lata que está hecha para que no nos enteremos de que lo es. Pero la gracia está en hacerlo bien. Porque si nos enteramos del truco... Encima nos sabrá mal que justo antes nos digan que el fulano tal estaba esperando al otro lado.

De todas formas, el radiochip de hoy es genial porque primero nos venden un directo, luego entra la entrevista grabada, luego nos hacen creer que ha sido en directo en vez de decir «como habrán visto, esta conversación estaba grabada». Es que quizá ni hubieran escuchado su propia grabación en ese momento.

Toda la magia tiene trucos. Toda. Pero se pilla el truco en mitad de la actuación y se sigue haciendo como si nada... como si el espectador fuera un poco lentito, queda fatal. Pero bueno... son estas anécdotas de la radio del día a día que pasan a veces desapercibidas.  

martes, 17 de septiembre de 2019

¡memo!: «los oyentes no somos guionistas»

Hace 5 años hice una entrada sobre... Bueno... Esa manera de hacer radio que se estaba estableciendo y que consistía en que los de las radios se pensaban que era guay hacer programas a base de leer cosas de los oyentes y no hacer nada más que leer cosas que les pusieran en Twitter y Facebook. 

Han pasado ya 5 años y estoy feliz de que esto de convertir a los oyentes en guionistas haya quedado un poco antiguo. [No digo retirado del mercado... Digo que no tanto como antes.] Es que además... ya me diréis qué mierda de radio consiste en leer lo que otros ponen de manera aleatoria. ¿Qué sería lo siguiente? ¿Leer un chat en antena y hacer la involución completa? No sé si se paraban a pensar que si su trabajo se basaba en leer lo primero que les pusiesen, en realidad su trabajo no valía demasiado. 

El límite máximo de aquello lo encontré un día en que C. me escribió explicando lo que había escuchado en la COPE. En serio... El límite total de lamentabilidad con este tema lo tenéis en el radiochip cutretuitero: Una locutora de la COPE echando la bronca a los oyentes porque las chorradas que escribían no eran del nivel que quería. Va en serio. 


«Hay que ser más originales» decía Mónica Álvarez... ¡¡Currad vosotros, narices!! ¡¡Que a los oyentes no nos pagáis el sueldo de redactores!! Y como decía C.:

«Lo cierto es que la gente que manda tuits miérder a programas que rellenan con tuits miérder se merece el programa que oyen... así que todos contentos :)»


Y el tarraconense Juan Fuentes decía:

«Esto ya lo decían los Gomaespuma. Cuando les preguntaban por qué en sus programas no había participación de oyentes siempre decían lo mismo: los oyentes están para escuchar el programa, somos nosotros los que tenemos que hacerlos. Pues eso.... Al margen, claro, esa moda de que parece que cualquier programa que se precie tiene que tener su twitter, su hashtag diario (que además lo promocionan para que sea TT). A ver... ¡que no!»

Y un anónimo reprochaba:

«Impresionante, todo un artículo sobre que los oyentes sean los guionistas, y ninguna referencia a "Los Fósforos"»

Tenía toda la razón... pero Herrera no echa broncas a los oyentes si las historias son penosas. Y, por otro lado, ya saben de qué va el percal durante esa hora. No es un relleno del programa... sino la gracia de su programa. No es fácil que los oyentes se impliquen y participen de esa manera. Y de eso... hablaré otro día. 

lunes, 16 de septiembre de 2019

humor femenino

Ya sabéis que siempre digo que a los programas hay que dejarlos rodar un tiempo y todo eso. Lo que pasa es que cuando empieza la temporada, a veces, me da por asesinar algunos espacios nuevos en mi mente (como el de las tardes de RNE) porque pienso que ahí no hay chicha ni la habrá. Como ese típico estudiante que nadie sabe cómo se ha colado en bachillerato y aún no entiende bien cómo se hace eso de despejar las equis. 

Mientras vais buscando en la parrilla de Onda Cero dónde han encajado el «Surtido de Ibéricos», os voy contando que he escuchado los dos programas que llevan emitidos en la SER de «El Grupo», los viernes de 2 a 2:30 h. 


¿Qué es el humor femenino? No quedaba claro en el texto de la nota qué es eso de humor femenino. ¿Es humor hecho por chicas o para chicas? ¿Es el humor hecho por chicas para chicas? Yo, sinceramente, creo que hace tiempo que este juego de conceptos se ha ido de las manos. Hasta ahora yo no sabía que había género en el humor, pero resulta que sí que lo hay. 

Supongo que el programa de Berto y Buenafuente o «La Vida Moderna» no es humor masculino, ni va dirigido sólo a hombres... ¿O sí? No sé. Espero que alguien me ilustre en este tema, porque a mí esto del humor femenino me resulta raro como concepto. 

El humor es o no es. Te ríes o no te ríes. Y me da igual que me lo cuente Paz Padilla o Chiquito de la Calzada; y me da igual que un monólogo me lo cuente Ana Morgade, Eva Hache, Pablo Motos o Broncano. Cuando en Barcelona iba muchas semanas al «Improfighters» al Teatreneu, la ganadora por aclamación popular siempre era Judit Martín (con su personaje «La Diabla sobre Ruedas»), que por cierto, en tiempos estaba en el programa de Julia con Cervelló y Parreño en «La Rabiosa...» y que ahora está en RAC1 y es, para mí, una razón fundamental para escuchar muchas retransmisiones que hacen. ¿Hacía humor femenino? Pues yo jamás me puse a pensar en tal idea. Nos hacía reír y punto. Y no hablaba de lo que se entendía antes como «cosas de chicas», ni hacía chistes sexistas ni nada. Nos hacía reír todo el rato sin parar y por eso íbamos todas las semanas que podíamos al teatro. 

Así que creo que puedo escuchar «El Grupo» siendo chico. De hecho, he oído los dos programas que han emitido. Lo hacen en un teatro, con gente... Como antiguamente se hacía la radio de espectáculo, vaya. Eso que ahora parece muy moderno es más viejo que el hilo negro. 

Lo que pasa es que me parece un programa que no hace gracia. Nada de gracia. Es media hora en que están improvisando chistes que no salen. Lo peor es que tengo esa sensación horrible de escuchar a dos señoras que fingen estar medio borrachas mientras hablan y se ríen de no sabemos muy bien qué (posiblemente algún chiste medio picantón) para hacerse las graciosas en una fiesta de alguien que no conocen para que digan los demás: «Mira qué simpáticas son, qué divertidas son, y qué bien se lo pasan, oye». 

Y para muestra... los dos radiochips emitidos. Dos radiochips de humor femenino: 

     

Luego lo misterioso es que están hablando de podcast todo el rato. Bueno, como le dicen ellas, poscas, que es un chascarrillo que lo repiten mucho porque debe de ser la hostia de divertido y les funciona muy bien viendo al público. Me mata un poco que estén todo el rato hablando de que se les puede escuchar en podcast porque igual se piensan que el resto de programas de la cadena o de cualquier otra radio no se puede escuchar en podcast. Te puedes escuchar en podcast si quieres hasta el programa de Manuel Molés, así que menos fliparse con que algo se puede escuchar en podcast. Es que estamos en 2019, no en 2006. Me enternece esa gente que va de moderna descubriendo al personal que no estamos en el siglo XX cada poco tiempo. 

Total, que el programa no es que no me haga gracia... Es que casi hasta lo pasaba mal pensando que iba pasando el tiempo y estaban riéndose de cosas que no tenían gracia de manera forzada... No sé.  De esto que piensas: «¿En serio se están riendo de... qué?» Una sensación horrible de pensar que eso se está emitiendo y que nadie se atreve a decirles que se preparen un poquito más el programa. La cuestión es que la cosa me ha parecido tan fulera que al final sí que van a conseguir que me ponga el poscas. Sí, cualquiera que busque para escuchar a la misma hora que su programa. 

Ah, por cierto, el grupo de Telegram del que hablan brilla por su ausencia durante el programa. Seamos benévolos y pensemos que es porque grabaron los dos primeros antes de emitir nada. Ya me diréis si hay mucha gente apuntada a ese grupo antes del final de temporada, cuando chapen del todo. 

domingo, 15 de septiembre de 2019

el primer troleo radiofónico

Hemos hablado del inicio de la radio en España, de las primeras emisiones, de las primeras radios... Y hablamos de los hermanos De la Riva, que estuvieron en aquella primera Radio Ibérica, la primera radio en España. Sí, en 1923.

¿Qué pasa? Pues que a ver si os vais a pensar que el postureo es cosa de ahora. ¡No! La gente española ya era entonces de decir que lo de fuera era más guay que lo nacional, que si ellos viajan y saben qué es lo bueno de fuera y no lo cutre español... Y el español, además, es muy del cachondeo y de trolear al personal. Eso es ahora y hace casi 100 años. Y vamos a ver por qué. Continúo con aquel recorte del Blanco y Negro de 1974. 

Primero, es curioso que en los años 70 hablaran de los 69 años casi como si fuera un venerable vegestorio, cuando ahora sería un señor mayor, pero desde luego ni de lejos moribundo. Y le preguntaba por cierta emisión inglesa... ¿De qué se trataba? 

Como podéis leer, la crítica a lo que hacían no tardó en llegar. ¡Para que luego digan! Decían que lo español... que una mierda comparado con lo extranjero. 

Así que sus mentes pensantes hicieron el primero de los troleos radiofónicos: En una frecuencia distinta se pusieron a emitir a lo loco obras presentadas en inglés y usando los mismos aparatos. Es más: usaban un gramófono. Imaginad cómo sonaría aquello: a rayos, como poco. 

Y ahí llega el postureo local. Que si fíjate qué guay que es esa emisora y no la puta mierda de Radio Ibérica. Encima, lo hacían todo fingido y fatal a posta. Al final, ellos destapan todo el pastel saliendo por su frencuencia real y... ¡pumba! Postureo neutralizado.

El radiochip de hoy es del «Gente Despierta» de RNE en época de Carles Mesa. Estuvieron hablando de las palabras y de las épocas. De cómo ha ido cambiando el lenguaje con los tiempos. Porque claro, en los años 20 no existía la palabra postureo... Pero ahora sí. Pues de eso va este radiochip generacional: 



Distintas épocas con distintas palabras. Tampoco existía trolear... Ni nada de nada. Pero esta historia tiene casi 100 años y la podemos resumir básicamente en eso: Postureo y troleo. Es un lenguaje rico el que hoy usamos, oye. Que podemos decirlo como queramos... Pero, aunque cambien las palabras cambian, nuestro comportamiento lo es bien poco. 

sábado, 14 de septiembre de 2019

Sálvame Deluxe

Sí, ya sé que ahora se llama «Sábado Deluxe», pero bueno... En el fondo todos le llamamos «el Delús». Y cuando algún famoso va a contar su vida al programa, «se hace un "Delús"». Bueno, van a contar su vida o a contar cualquier otra cosa peliaguda. 

Esto parece que nació hace unos años, parece que se lo inventaron en la radio del cotilleo noventero, y muchos pensarán que cobrar por hablar de la vida propia es algo moderno o de las exclusivas de las revistas. Pero hace unos cuantos años también era cosa de la radio. De hecho, el otro día colgó Toni Mascaró en internet el siguiente recorte de periódico: 


Marisol, un millón de pelas de la época. Alberti, 50.000 pelas, que en aquel momento digo yo que... Un pellizco sería. Estamos hablando de 1981. ¿Cuándo se emitía el programa? Pues los sábados de madrugada. 

O sea, pasada la medianoche, este programa es cuando se ponía a... bueno... lo del «Sábado Deluxe». A hablar del amor y todo eso. Además, es divertido porque no tengo yo noticia de que Marisol se haya sentado jamás en el plató de Telecinco a hablar de estas cosas. Y sí, me flipa esto de que en la radio y a esas mismas horas se pagara una pasta gansa a alguien por hablar de su vida. Como vemos... esto ya estaba inventado. 

Y quien ponía la pasta era Freixenet. Era la marca la que pagaba a Radio Barcelona para el espacio en cuestión. De hecho, la elección del presentador, Luis Arribas Castro, parece que fue cosa del propio patrocinador, el mandamás de la marca. Se llamaba Leopoldo Pomés. La cuestión es que estaba muy arriba o tenía eso ínfulas de gran programa, porque aseguraba, como veis en la imagen, que en el programa tendría cabida cualquier famoso y tal... si hablaba en español, claro. No era cuestión de traer a extranjeros y que nadie se enterase. 

El radiochip de hoy es de Arribas Castro en «Lo Mejor de la Vida». Es de la propia fonoteca de Toni Mascaró. Es de la última noche del programa. Radiochip del comienzo de ese último sábado... deluxe



Pues ahí queda eso. Jorge Javier tiene muchos precursores... Pero no sabía yo que nos teníamos que ir tan atrás. Igual hay incluso programas anteriores en los que se pagara por asistir y hablar de la vida y todo eso. Sería genial que alguien supiera hasta dónde nos tenemos que remontar. Pero lo que está claro es que esto ya existía hace casi 40 años. Noches con burbujas. 

viernes, 13 de septiembre de 2019

de nada servirá

Siento ser tan derrotista, pero... A ver... Anteayer empezó Gemma Nierga en Ràdio 4, en su espacio de entrevistas por la mañana, a las 8:30 h. Como era la Diada, tenía dos entrevistados de renombre: Montilla y Mas. Ayer tuvo a Roger Torrent, el presidente del parlamento catalán. 

La sección de Gemma, que en realidad es la entrevista fuerte del programa, se llama «Un Cafè d'Idees», o sea, «Un Café de Ideas». Queda como pomposo, porque parece que en vez de ser entrevistas van a divagar sobre un tema en plan profundo, como si fueran a arreglar el mundo. Pues bueno, es una entrevista. El primer café de Gemma es el radiochip radiocuatrero de hoy: 



Parece que la contratación de Gemma Nierga por Ràdio 4 es una manera de reactivar Ràdio 4. Recordemos que Ràdio 4 es esa radio que tuvo más firmantes para que no la cerrasen que oyentes. Es como una marca que ahí está... Pero que escuchan en Cataluña alrededor de 10.000 personas. Ya existe Catalunya Ràdio como radio pública en catalán, pero está La Xarxa, en las privadas RAC1... No sé exactamente qué ofrece Ràdio 4 que no esté ya en el panorama radiofónico catalán. Y los catalanes tampoco, porque la media de la última temporada fue... ¡7.000 oyentes! ¿De verdad es útil mantener una radio así siendo que no la oye ni Perry? 

Y la idea que han tenido es fichar a Gemma. Como comenté el otro día, la SER ha sacado la oferta de  Cuní, en un intento de captar a gente que no sé si está captando. Pues ahora Ràdio 4 va a pescar en el mismo río de la SER. 

¿Esto de fichar a Gemma es una idea novedosa? Pues mira, eso de fichar una cara famosa para revitalizar Ràdio 4 está inventado desde hace mucho. Colgó Toni Mascaró en internet un recorte en el que recordaban que a finales del siglo pasado pensaron en incorporar a Jordi González, que había estado en Catalunya Ràdio, para ver si eso chutaba. Podéis darle a la imagen para verlo en grande.

¿Y sirvió de algo? Pues no tengo datos, pero sí puedo decir que Ràdio 4 no aparecía en ningún momento en los informes generales de audiencia que tengo y que he ido coleccionando. Y no aparece, básicamente, por irrelevante. No sé la pasta que se gastan en Ràdio 4, pero sinceramente, me parece que es tirar el dinero de todos una y otra vez, año tras año.

¿Y si el fichaje de Gemma esta vez sí sirviera para algo? Pues estaría saber si el fichaje de Gemma servirá para robar oyentes a alguien, pero creo que nadie en su casa, ni en su coche ni en ningún sitio tenga Ràdio 4 sintonizada. Veremos en diciembre... Pero de momento la técnica del fichaje mañanero, por lo que sea, en Ràdio 4, no ha servido de mucho. No quiero decir que si antes no sirvió con otro no pueda servir ahora, que es una argumentación bastante floja, sino que eso de fichar a alguien un rato en una cadena que nadie conoce... Pues... Que o haces una cadena fuerte con una programación que puedas poner durante todo el día, o eso de fichar a alguien en un sitio por donde nadie pasa es una misión súper imposible improbable.