lunes, 6 de diciembre de 2021

en diciembre de 2020...

Además del EGM, en diciembre hay mucha cosa navideña y del recuerdo. Esta vez voy a recordar cosas curiosas y entradas poco comunes... Como por ejemplo, gente que mea en directo, aunque otras cosas que se hacen con esa zona no se pueden cantar... En la radio no se pueden poner publicidades hasta el infinito. En la radio no se pueden meter con los oyentes. Hay que tratarlos bien. Bueno... En este momento Pumares... Rescato este radiochip del chorreo:


Cosas molonas: pedir apuntes. Ese momento de pedir apuntes... Y ese momento de hacer una broma radiofónica con algo tan mundano. Ahora esto no se hace en la radio. Ahora no colaría tampoco porque nadie haría esta gestión por teléfono. Tampoco se haría una maratón de Lennon... ¿O sí? Yo creo que ni Cachi lo hubiera hecho ahora de estar vivo. Desde luego, también de aquella época se habla de Paquirri. También seguimos recordando «Farmacia de Guardia», sobre todo en épocas navideñas, ¿no? En aquella época aún existía Radio 80, y daban el tiempo hasta el último día por la noche, como si tal cosa. 

domingo, 5 de diciembre de 2021

una futbolista española

No sé si fue Soto Ivars o Pérez-Reverte el que dijo hace poco tiempo que, desde hace tiempo, a quien se aplaude es al que lleva la antorcha. Es como si estuviéramos continuamente en una caza de brujas unido a una competición por quién es más popular. Estamos en una especie de «Gran Hermano» de la nueva moral en el que se te nomina en cuanto no estás atento. 

Mirad que dedicar espacio al fútbol femenino es una cosa complicada, porque tiene poco predicamento y quien apuesta por eso se arriesga a perder audiencia. Bueno, lo dice García y yo creo que tiene razón. Queda muy bien hablar de fútbol femenino, pero a la hora de la verdad... ya se sabe. 

Tiene que saber fatal arriesgarse a tocar temas minoritarios o que tienen un público reducido, arriesgarse a aburrir a la audiencia, tener el convencimiento de que estás tocando un tema con poco predicamento; el hacerlo porque estás en una cadena que está a tope con el tema (muchos nos quejamos de que demasiado a tope y que llegan a ser cansinos a más no poder) y que encima de que haces esa concesión en horas bajas de audiencia, van y encima te pegan un estacazo esas personas a las que precisamente tú piensas que estás complaciendo. 

Pero es que en el juego de la antorcha, todo vale. Llevo tiempo convencido de que muchas supuestas causas en realidad esconden unas oposiciones por llevar banderas o, más actual, portar antorchas. Así que ni corta ni perezosa, Carolina Iglesias puso el tuit que veis. Obviamente, desde los deportes de la SER le respondieron; no sólo Sonia Lus, pero pongo aquí su respuesta como ejemplo. 

¡Por cierto! El radiochip balondorado es el que podéis escuchar a continuación: 


Después, a esas respuestas, incluso había gente que le daba la razón a Carolina Iglesias (de «Estirando el Chicle», premiada hace nada con un Ondas), diciendo poco menos que Carrusel Deportivo era en sí mismo un alegato contra la igualdad. No sé. Cosas muy locas. Encima de que se ocupan de este tipo de contenidos, les caen palos desde la gente que teóricamente estarían en la misma sintonía. Digo en teoría, porque como digo, el portar la antorcha creo que está por encima de la causa, que en muchísimos casos me parece una cosa completamente secundaria. Llevar la antorcha es lo que ilumina la cara. 

Esto es como cuando en «OT», en la penúltima edición, todo eran mensajes del mismo tipo y la música quedó en un segundo plano: una espiral que nadie paraba en la que nadie era capaz de parar los pies a nadie hasta llegar al sinsentido. Por cierto, que después de las galas estaba Carolina Iglesias llevando los mensajes de las redes... No sé si es que he hecho ahí la conexión en mi cabeza. 

La cuestión es que me parece que da un poco igual los temas que se toquen en la radio y cómo se toquen. Las redes y la permeabilidad a éstas, unido a esta necesidad permanente de denunciar cosas (esta vez con el tema del feminismo, pero podría ser cualquier otro) hace que sea complicado incluso hacer las cosas bien (al menos, normal, sin ningún tipo de cosas raras) tal y como se emitieron. 

Como decía el otro día, parece que es necesario estar por encima de las propias empresas que les pagan, porque lo realmente importante es la imagen personal del portador. Pero bueno... me da también la sensación de que se está recogiendo lo que se ha estado sembrando, y que ahora le ha tocado a los deportes de la SER. Mañana será a otros. 

sábado, 4 de diciembre de 2021

lo de Master Chef

Ya lo he contado en alguna ocasión: recuerdo como si fuera ahora mismo la final de «Gran Hermano». Fue especial, porque fue con amigos, todos pendientes de la televisión, viviendo aquello como si fuera una gran final de fútbol... Y en el blog hablé de eso de retransmitir la una final de un programa de este tipo, porque Arús y si equipo lo hicieron en Onda Cero. 

Hace unas cuantas semanas, en «El Partidazo» estuvieron Miki Nadal y los tres cocineros de «Master Chef Celebrity». Era curioso, porque habían echado a su amigo (antes némesis), y en el programa estaban todos ahí de risas. Yo pensaba que igual eso quería decir que echarían a Juanma en la emisión de la siguiente semana, y por eso aprovechaban para meter en la COPE ese contenido. Pero me equivocaba. 

No pensaba que fuera a ganar Juanma. Me pareció curioso el típico programa en el que van amigos a probar los platos e imaginar quién ha cocinado cada plato (porque es lo que ocurre en realidad, que van a votar a quien creen que pueden favorecer, que es donde está la gracia) fuera el propio De la Morena. Y en la final fue cuando jugaron a enseñar por fin lo de Helena Condis. Es que algo de corazón y cotilleo tenía que haber... 

Total, que la noche del lunes se pusieron a retransmitir la final del programa, porque se daba esa curiosa circunstancia en la que no se puede revelar quién era el ganador, pero que hacen un especial sobre lo que ocurre en el programa. Lo divertido era tener la tele sin voz y poner la radio mientras retransmitían lo que allí ocurría. El radiochip de la final es el siguiente:


Claro, tenía que estar Juanma, tenía que estar como presentador real de la cosa a Joseba, y a los del Grupo Risa con todos los demás comentando. Lo entretenido era escuchar a Juanma explicando cómo se las apañaban en la final, con cuánto tiempo tenían que presentar el menú final, a qué horas iban a grabar el programa, cuántas horas se graba cada programa, cómo es eso de ir a los programas... Y cómo era eso de ir haciendo el programa a la vez que grababa el programa. 

Era curioso eso de escuchar cómo pinchan en antena el programa de televisión y cómo lo iban comentando. Es rarísimo eso de que un programa así lo ganara (aunque de manera compartida) alguien que a esa misma hora está en directo en la radio y tiene su propio programa. Todo muy curioso. Además, como ellos (los de la COPE) y los participantes (los ganadores) son muy del cachondeo, era posible que estuvieran retransmitiendo cómo Juanma perdía la final, porque por encima de todo está el cachondeo. 

Total, que iban pinchando un entrevistado, la madre, el otro, que si Florentino (Fernández, no Pérez por una vez), la valoración del jurado... Yo tengo que reconocer que estaba medio dormido, porque eso terminó tarde de morir. Mucho lirili en tiempos los de TVE con eso de que terminarían los programas a horas decentes, y al final, poco lerele. Pero mira, esto hacía que coincidieran en emisión los dos programas. 

Las finales son bastante lacrimógenas siempre, así que esto de combinar el cachondeo con las historias vitales era una cosa que terminaba quedando como rara. Pero el programa de televisión es el que es, y hay que amoldarse a esa emisión, que mira... Es lo que hay, que es una frase tan real como odiosa. 

La cuestión es que moló mucho el momento del premio, porque fue muy bonito. Aparte de lo de la radio, la retransmisión y todo eso, es que como me he comido las últimas tres temporadas del programa, me pareció muy emotivo todo. Pues ya está. La curiosidad queda por aquí. 

viernes, 3 de diciembre de 2021

Fernando Martín

El 3 de diciembre de 1989 murió Fernando Martín, el jugador de baloncesto del Madrid. Yo era demasiado crío como para saber siquiera quién era, y mucho más para tener siquiera idea de lo que significó su muerte en ese momento. 

De hecho, seguramente mucha gente de mi generación está más al tanto de quién fue cada vez que recuerdan la vida amorosa de Ana Obregón, en donde siempre se dice que Fernando Martín fue el amor de su vida. Pero murió en carretera, cuando se dirigía a ver un partido del Madrid contra el CAI Zaragoza (que, obviamente, tras el suceso, se suspendió). Pero en realidad, en aquella época, era famoso sobre todo por ser ese jugador español que había jugado en los Estados Unidos. 

Era toda una leyenda siendo muy joven, así que su muerte fue un acontecimiento del que se habló en toda España. Por lo visto, además de ser un gran baloncestista, tenía mucho carisma y personalidad. ¿Resultado? Pues que, tras su muerte, en medios como en la SER le hicieron un especial larguísimo, de horas. 

El radiochip de hoy es de ese especial de 1989 que dirigió Manolo Lama. Escucharéis por ahí a Pacojó, Valbuena (que era el que iba a dirigir el Carrusel), Carlos Martínez e incluso a un jovenzano Paco González, leyendo tímido. Y llamaron a un montón de gente, de personalidades del deporte. Incluso a Valdano, que ya veréis como se enrolla. Ojo, que va rato y rato. Radiochip Martín, gracias a un amigo del blog al que llamaremos Hispano.

¿Veis? Era tiempo del Carrusel, con Valbuena, pero el que estuvo ahí comiéndose todo el especial fue Lama. Luego, estuvo ahí el director de Carrusel Deportivo cantando los resultados de corrido, con la quiniela, y después la última hora. 

jueves, 2 de diciembre de 2021

Josep Maria Francino

Ha muerto Josep Maria Francino. Para los que no sean tan frikis de la radio, diré que era un periodista egarense que sobre todo era conocido en donde hizo su trayectoria profesional, que es Cataluña. 

Fue el primer mandamás de Catalunya Ràdio, sí, pero además dirigió COM Ràdio, RNE en Gerona, y también impulsó una radio que llegó a emitir hasta en Madrid y que tuvo su origen en Tarrasa: Radio Club 25. También llegó a dirigir alunas emisoras locales catalanas. 

Como estuvo en los inicios de una cadena tan importante como Catalunya Ràdio, que cabe recordar que a día de hoy es la sexta generalista más importante de toda España, el radiochip de hoy es muy guay, porque es de los inicios de aquella radio. Le invitaron hace unos meses para que recordara todo aquello. Radiochip iniciocatradio:


Si no lo habéis escuchado, Francino comienza en la radio por una de las grandes pasiones de su vida, que estaba por encima de la radio: los Beatles. Porque era de los frikis más frikis de este grupo, y si hacéis una búsqueda, veréis que Beatles y Francino van completamente de la mano. Y es precisamente por este grupo por el que terminó relacionado con la radio... Tanto, que al final terminó en ella. Bueno, y terminó construyendo Catalunya Ràdio. 

Los catalanes más viejos del lugar disfrutarán mucho más que el resto de esta charla. 

miércoles, 1 de diciembre de 2021

contagiando el SIDA

Fue en 1996 cuando salió en las televisiones una llamada al «Hablar por Hablar» de Gemma Nierga. Yo conocía el programa, creo que era un oyente ocasional (a escondidas, por edad...) pero me flipó ver la repercusión de aquello. 

Se trataba de un hombre que decía que le gustaba ir por ahí teniendo relaciones sexuales y «contagiando el SIDA». Para flipar. Parte de la llamada es este radiochip de la venganza vital:


Obviamente, era un acto de venganza irracional. Creo que fue una de las llamadas que hicieron del programa algo mucho más conocido de lo que ya era, por la repercusión. Y, si os soy sincero, creo recordar algunas cosas que me contaron después de aquello, y todo contradictorio: que si le habían pillado en Galicia, que si era todo una broma de este señor, que si los de la radio no podían dar el teléfono porque era privado, si sí que podían, si fueron ellos mismos los que llamaron a la policía, si jamás pudieron pillar a este señor, si este señor terminó en la cárcel... En aquellos tiempos... No sé. Cada uno se sacaba de la chistera el final que mejor le parecía. 

No sé si alguno, que fuera mayor ya como para enterarse de la movida en aquella época, es capaz de recordar en qué acabó todo aquello. Fue sonadísimo y luego jamás volví a saber. 

martes, 30 de noviembre de 2021

rellena de rica anchoa

Hace un tiempo, con unos amigos, viendo en Youtube publicidades de cuando éramos pequeños,  cosa que os digo que es casi una droga mala, comentábamos que las sintonías, soniquetes y tonadas de las publicidades se nos metían más en la cabeza. Que ahora se usan muchas canciones de fondo y normalmente conocidas para acompañar a las marcas, pero que no se hacen canciones o jingles específicos... Como que ya nadie se va a quedar con la copla. 

No sé si ese comentario responde a la realidad o no, pero por lo general es cierto que ahora no me quedo con las publicidades igual que antiguamente. No sé. A ver si algún publicista me saca de la duda y me explica por qué. Salvo de esto, por supuesto, a Chicfy. Claro que sí, guapi

No sé si es que esto de las tonadas y cancioncillas era una cosa más bien heredada de los anuncios de radio. No sé si es que los anuncios de televisión es que están tan ideados para ser vistos que se olvidan de agujerearnos el cerebro a través de cantinelas. Y no me vengáis con historias, que la mitad de la publicidad en la televisión la escuchamos desde el cuarto de baño mientras meamos. Esto es así, y no me lo discutáis. 

A lo que iba... Que resulta que un día estábamos en un sitio, sacaron unas olivas, y la pregunta fue si eran con el hueso o estaban rellenas de rica anchoa. Una chica se puso a cantar en plan «na, na, na, na, na, na, ¡están rellenas de rica anchoa!» Obviamente, todos reconocimos que era La Española una aceituna como ninguna, y que estaba rellena de rica anchoa. Recordamos que todos nos acordábamos de la marca por el soniquete de la publicidad. Pero... ese soniquete no nació en la tele. Nació en la radio. 

Nos remontamos a los años 40 en la radio. Encontré el siguiente radiochip, que es publicidad de La Española, que venía etiquetada como de 1941 (o sea, 70 años ya), pero investigando en la página de esta fábrica, que es de Alcoy (en Alicante), resulta que la primera campaña data de 1949. Radicohip con anchoa:



Y no, no era exactamente el mismo soniquete. No, no lo es. Ni decían lo de la rica anchoa, ni las notas eran exactamente las mismas. Yo creo que no se pega tanto. Que si aperitivo, que si ensaladas... ¡Joder, dónde está lo de la puta anchoa! Es que hasta los de La Española en colgaron sus propios soniquetes, en plan oficial, y ni rastro de la anchoa y de las notas que resuenan en nuestras cabezas.



«Mi gran sabor» cantaba la original. ¡Que no, que no, que yo quiero la de después! Es en los años 60 (o quizá antes) cuando ya introdujeron lo de la anchoa, como Dios manda. Qué sabor ni qué sabor... ¡Quería el soniquete de la anchoa, joder! Mirad, la única manera es que la cantéis en vuestras cabezas con el instrumental por debajo. 



Así que bueno... Por un lado, y lo más importante de la entrada de hoy, es que si los de La Española me quieren enviar a casa olivas rellenas, yo no tengo inconveniente ninguno. Lo segundo era comprobar que estos soniquetes muchas veces no nacen para la televisión sino que siguen vivas desde la época en que sólo había radio. Y lo tercero es preguntar a los publicistas si es verdad o no que ahora los audios de los anuncios son una cosa secundaria, en el sentido de que no les importa tanto crear anuncios visuales como anuncios que se nos metan en el cerebro. 

lunes, 29 de noviembre de 2021

moldeando sintonías (18): Radiogaceta

Me dijo @DiexistaFM si no iba a meter en esta serie de entradas del blog a la nueva sintonía de «Radiogaceta de los Deportes». Y mira, sí. Ya he hablado hace mucho tiempo de la sintonía buena de este espacio, que es claramente la que usaba Gozalo

Es gracioso, porque por lo visto Gozalo no llamaba a esa sintonía por su nombre sino por el de la película: «Monjas a la Carrera». A su propia sintonía le llamaba así de manera habitual. Hace muchos años de Gozalo, hace muchos años de esos tiempos mozos, y hace muchos años que la audiencia del programa no es la misma. Ya os digo que no tengo muy claro si el demérito de que esto no sea lo que un día fue es cosa de los de la radio —que igual tendrán que ver, pero me inclino a pensar que no será lo principal— sino una cosa de horario y de usos y costumbres actuales. 

Muchas veces se recuperan sintonías (modificándolas) para decir o reivindicar un pasado, para darle la sensación al oyente de que eso que oye es precisamente eso que quería oír; que no quieren ser nada distinto, sino algo parecido a lo que tienen en su cabeza. Pasó también este año con el «Hora 25», que más o menos ha vuelto a lo antiguo. 

Sin embargo, en «Radiogaceta de los Deportes» ponen una cosa que recuerda a lo anterior, pero no ponen la sintonía directamente. Radiochip de las creyentes y algo practicantes a la carrera: 


Que recuerda, pero no termina de ser. Es algo mucho menos impactante, menos llamativo al oído... Es lo que digo de la ausencia de sintonías con personalidad. Desde hace muchos años, en la radio, cualquier sintonía que sea mínimamente impactante, con personalidad, fuertes... Eso está prohibido, o casi. Todas las sintonías son de eso que llaman en inglés easy-listening, de fondo, como si todo lo que sonase tuviera que ser como las músicas del programa de Bertín; algo que uno no sabe si lo ha dejado de escuchar al rato. ¿Sintonías de impacto, a lo Encarna? No. ¿Algo con chispún? Tampoco. Y esta sintonía viene a recordar a lo de antes... pero que no llame la atención. Todo muy hijo de su tiempo. Y blandito. Que no pase a la historia.

domingo, 28 de noviembre de 2021

Almudena y la radio

Almudena Grandes tenía miles de lectores, durante muchos años, y también ha formado parte de la radio. De hecho, ayer muchos oyentes la recordaban y decían que la escuchaban en la SER durante mucho tiempo por las mañanas y por las tardes en el programa de Gemma. 

Sin embargo, en este radiochip de urgencia (porque quién me iba a decir que el radiochip de hoy sería de Almudena Grandes) no va a ser de ella en la SER, sino en Onda Cero. El radiochip de hoy es muy molón: hace nada he hablado de los 31 años de Onda Cero, y hace un tiempo de Adriansens. Creo que ya veis por dónde voy a ir...

El radiochip de hoy es del verano de 1995. Almudena Grandes no tenía esa voz tan ronca, ni quizá reconoceréis tan fácilmente la voz de Adriansens, la de Sánchez Dragó... Y aquel día estaba al frente del programa Mª Carmen Juan, que ayer en Twitter tenía un muy sentido recuerdo para esta escritora. 

Y ojo al tema de gabinete: los OVNI. ¿Mola o no mola? Ahora el gabinete se titularía algo así como: «¿De qué planeta viene Casado?» y cosas del estilo. Lo que sea, pero relacionado con la política del momento. Lo que tengo claro es que ahora no tratarían este tema, ni para pasar el rato. Radiochip OVNI:


El clima, señores... el clima. Y qué entretenido. Y sin Twitter ni internet. Sabiendo que lo que dijeran no iba a ser censurado o ridiculizado a cada momento. Era otro tiempo, sí. Sin embargo, si escucháis las intervenciones de los oyentes, se demuestra que no es necesario todo ello para que la gente juegue a las conspiraciones y demás, o para imaginar mucho. Es genial. Os recomiendo la escucha fuertemente pasada la media hora, y todo en general. 

sábado, 27 de noviembre de 2021

lo que subyace

El otro día tuiteó Íñigo Errejón un momento del programa de tardes de RNE. En él se hablaba de esto de las series de Netflix en catalán y todo eso. En la sección de humor, que llaman «poca broma», que suele estar compuesto por humoristas que son poco sospechosos de ser clasificados como de derechas (¿acaso los hay en las hornadas actuales?) hasta donde yo creo saber, se pusieran a bromear. Si os soy sincero, este radiochip que vamos a escuchar no es nada que me parezca demasiado divertido. Es de esos momentos en que los de la radio se ríen mucho y el oyente pone cara de vaca que ve pasar el tren. Radiochip del juego del calamar: 


No entiendo las risas, porque no tenía aquello gracia ninguna. Y esto es lo gordo: estoy seguro al 100 % de que se les hace difícil hacer humor en RNE sin poder herir a nada ni a nadie. Comentar la actualidad, intentar hacer humor y jamás faltar es una labor complicada. Lo divertido de todo esto es que seguro que no intentaban faltar, hicieron un humor bastante blanco... Y eso desemboca en no hacer ni pizca de gracia. Esas risas me parecen impostadísimas. 

Lo que pasa es que al final terminaron ofendiendo al personal. La gente en Twitter se quejó mucho, y se viralizó sobre todo en el circuito catalán. Además, que esto ocurra en RNE, con su e de España y todo, pues... claro... Eso no podía ser.

Así que emitieron una queja de un supuesto oyente. Oyendo la llamada... A ver... Es que me da la sensación de que eso no era ningún oyente, sino una grabación hecha sólo para poder pedir disculpas para que pudiera venir al caso. Porque a mí no me suena a oyente promedio, quiero decir... Que igual me equivoco, pero me da que está leyendo un escrito para la ocasión. Otro radiochip del calamar:


Pues eso, que RNE a tope con la pluralidad, el no ofender... Lo de siempre. Y recordando que Ràdio 4 fue la primera en catalán y todo eso. 

Lo peor de hacer humor en la radio pública es que normalmente todo tiene que ser blanco inmaculado. Esto implica que sea realmente complicado hacer nada. En la radio actual (y en todos los medios, en general) es difícil arriesgarse, porque se sabe que algo no va a gustar a alguien. La gente busca en internet y otras plataformas no sólo por la comodidad y por la variedad, sino también porque encuentran contenidos en los que se digan cosas. No digo que para decir cosas haya que ofender, pero sí digo que es muy difícil hacer humor sin entrar alguna vez en un terreno pantanoso. Y a donde voy es que esta gente seguro que tenía en mente no meterse en ningún terreno pantanoso, y no es que sacrifiquen en humor por no ofender, es que incluso no intentando ofender también están sacrificando el humor. 

En las redes incluso se metían con la forma de pedir perdón del programa. Yo creo que en su interior pedían degollar gente. Según muchos, subyace ese fascismo interiorizado que existe dependiendo del idioma materno. «Marca Ñ en manada», leía. O «a estos no les perseguirá la fiscalía». También un «puta Espanya», «Un comportament metament feixista al mes pur estil de Goebbels, no teniu perdò», por ejemplo. «Sois una panda de neandertales con micro». Bueno, había muchos comentarios más... Yo creo que caben dos opciones, y una de las opciones es eliminar el humor de la radio pública. A día de hoy, si tan permeable se es a las redes sociales, lo mejor es cerrar el chiringuito y dedicarse a la información y además con cuidado. No sé si gags como el que puse hace unos años, de finales de los años 90, sería emitible en RNE a día de hoy. Lo dudo muchísimo.