miércoles, 10 de febrero de 2016

11 8 88 (y 2)

Malditos listines en el siglo XXI... Claro... Es que eso de buscar en los listines a día de hoy es una cosa antigua. Me pongo a pensar, y creo que mi nombre jamás ha estado en una guía telefónica, porque entre que vives allí, vives allá, el teléfono está a nombre del que paga, que si viven varios en donde hay un teléfono... Y luego, que hay veces que ni te planteas tener teléfono fijo. El móvil, y a correr. 

Para aparecer en un listín de teléfono, digamos que... tienes que tener tiempo vivido ahí, casi ser una familia tradicional, y te tienen que buscar por el apellido del "cabeza de familia". Todo, absolutamente todo ha quedado obsoleto... La evolución de nuestro modo de vida puede verse reflejadísimo en lo desactualizado que ha quedado un listín de teléfono en todos los sentidos. En concepto, utilidad, formato y... ¡todo!

Un amigo mío me dijo: "en los listines... es que solo te pueden aparecer los viejos". Y tanto, y tanto... El radiochip de hoy lo atestigua. 

Resulta que en "Tiempo de Juego", en la primera hora, querían hacer una especie de broma con un tal Valbuena. La razón... es lo de menos, que no viene al caso. Querían hacer el tonto llamando a un tal Valbuena. Así que... ¿Qué hicieron? Coger el listín e ir llamando a gente con ese apellido. Tan fácil como eso. Así que... ocurrió lo que ocurrió. Radiochip mortuorio: 



Pues llamando, llamando... Resulta que preguntaron por el señor Valbuena. Estaban haciendo el tonto... Y la la pobre mujer... claro... el señor se había muerto. ¡Vaya corte! Qué mal rato pasó la pobre mujer. ¡Qué fatal rato! Hasta que pudo decir que se había muerto. Momento de tristeza... y momento de contención de la risa... Porque claro, vas a llamar a una casa y te dicen eso... Y en ese momento te mueres tú, al grito de "tierra. trágame ya, y dame veneno, que quiero morir por duplicado". Pero luego, cuando lo recuerdas o se lo cuentas a alguien... obviamente, te da la risa, porque la situación no deja de ser... rara. Pidieron mil perdones, porque eso de hacer llamadas a la gente siempre tiene un riesgo, y a veces pasan estas cosas. 

¿Cada cuánto actualizaban las guías? ¿Eran útiles las guías telefónicas? Al final la cosa se reconduce al tema de los radiochips de estos días.

Qué mal rato pasó la mujer... ¡Que actualicen las guías! Y qué mal rato pasaron los de la radio, y nosotros. Luego, contado "en impersonal", te ríes. Pero escuchado... uf. 

En el podcast del programa desapareció este momento, y además luego llamaron a la mujer para pedir perdón... Una desafortunada coincidencia. Pero estas cosas pasan cuando la radio se hace en directo. Y la anécdota es la anécdota. 

4 comentarios:

  1. El audio desapareció, pero Radiochips, notaaaario de la actualidad, lo recuperó.

    Cosas que pasan en TJ, un programa "en el que pasan cosas". Juegan al límite del fuera de juego, como los Carnavales de Madrid, y pasa lo que pasa. En otros programas no pasa, porque tampoco pasa nada interesante. En la vida, el que no arriesga no gana, aunque a veces se pierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el tema. Y la naturalidad. Escuchando a la competencia dan ganas de tirar la radio por la ventana. Por eso yo ya paso de escuchar los partidos en otros programas. No son competencia.

      Eliminar
  2. Una chorrada terminológica: la gente lo dice así, pero para mí un listín es algo más reducido que eso que antes se titulaba "Guía Telefónica. Sección Alfabética." (un título que siempre me produjo intriga: ¿cuántas secciones había?).
    Otra cosa, ¿Pumares no ha sido todavía radiochip con estas cosas, o yo ando despistado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha habido muchas de Pumares.... pero vamos, si quieres, pongo más :D

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...