viernes, 12 de septiembre de 2014

los oyentes no somos guionistas

Vamos a ver si podemos dar una vuelta de tuerca al tema éste de la twitterdependencia... Ya sabemos que Twitter ha sustituido al Feisbus como contenido de relleno, e incluso la vagancia ha hecho que haya llegado a sustituir a parte de los propios contenidos. 

Lo de hoy es para que los oyentes nos pongamos en huelga de Twitter. Una cosa es que se quiera escuchar al oyente (es decir, que nos guste a los oyentes saber qué opina otra gente con su propia voz) o que haya gente que tenga algo que aportar a un tema, y otra es que los programas den cabida a la participación a los oyentes para rellenar un precioso tiempo que a ellos les cuesta unas horitas rellenar con temas. 

Los programas de las mañanas de las musicales, como ya sabemos, que suelen coincidir con los de bajo coste y escasa imaginación, suelen tirar de Twitter para todo. Incluso hay nuevos programas mañaneros superrevolucionarios que en un momento dado hacen que entre el que lleva las redes sociales (un trabajo muy de "pan para hoy..." y que no debe de precisar demasiado curro) y grite a los cuatro vientos que ya son TT. Cada vez que oigo eso, me dan ganas de escamochar la radio, físicamente, en el director del programa que sea. 

Los programas de la convencional también se contagian muchas veces de la fiebre "low cost". Una cosa es que traten de un tema y que el presentador lea un tuit (sin incluso necesidad llamar al "chico de los tuits" para que le lea dos mensajes y le traiga un café y le haga una reverencia al gran Dios), que eso es "Twitter bien empleado", y otra cosa es que se dediquen a leer "tuits de los oyentes" como si fueran "Tiempo de Juego". 

No, amigos... Si no tienes millón y pico de oyentes ávidos de cachondez continua, no esperes que tu sección de tuits sea nada del otro jueves. Hay oyentes que agradeceríamos que Rajoy recortara en la radio esa sección por ley. Si hace esa ley, sería capaz de liarme la manta a la cabeza y hasta votarle...

Venga, ahora en serio... El límite máximo llega con el radiochip de hoy. Lo que ya es para decir "mátame, camión" es lo que vais a escuchar. Sucedió en el programa de Ramontxu. Escuchad a partir del minuto 4' 30'' del radiochip cutretuitero que me enseñó @carlosoprac:



Además de que la chica de los tuits (Mónica Álvarez) dice "la COPE" -como está no mandado-, fijaos en que dice que "hay que currárselo más" y que "hay que ser más originales". ¿¿Perdón?? ¿Qué es esto?

A ver... la chica tiene razón. Los tuits que mandaron eran muy mierder. Totalmente de acuerdo. Pero... Si los tuits que os mandan son mierder, pasad de hacer una sección de leer tuits. ¿Vale? Y ya está. Se acabó el problema. 

Currad media horita más en contar vosotros chistes, cosas curiosas, historias curiosas, inventaros secciones, microsecciones, haced el pino, karaoke, llamad al azar a los oyentes, o colgaos de la lámpara... pero lo último que me quedaba por escuchar era que ya directamente los oyentes seamos azuzados para trabajar más.... CURRAD VOSOTROS, HOSTIA. Y si tenéis 4 tuits para leer y son muy aburridos y carentes de enjundia... No se leen. Punto. Los programas que no oye nadie suelen producir 3 ó 4 tuits. Si son aburridos... no os molestéis. 

Si vuestra audiencia es aburrida, no aburráis con sus cosas. Los oyentes no somos guionistas. Aprovechaos de nosotros... pero no nos exijáis. Que queda feo. 

Lo peor de todo es que estoy convencido de que lo que dijo Mónica Álvarez lo piensan mogollón de presentadores de programas de radio... El problema es que se piensan que somos sus guionistas. Pues mira... que nos paguen. Y entonces, que exijan.

Lo de que "la radio la hacen los oyentes" es una gran mentira. La radio la hacen los de la radio. O al menos, deberían. Que curren, que para eso les pagan. 

6 comentarios:

  1. Lo cierto es que la gente que manda tuits mierder a programas que rellenan con tuits mierder se merece el programa que oyen... así que todos contentos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es mirar las cosas por el lado bueno. Así que me alegro de que nadie dijera de que en mi ciudad y en mil sitios además de Albacete era fiesta local.

      Eliminar
  2. Esto ya lo decían los gomaespuma. Cuando les preguntaban por qué en sus programas no había participación de oyentes siempre decían lo mismo: los oyentes están para escuchar el programa, somos nosotros los que tenemos que hacerlos. Pues eso....

    Al margen, claro, esa moda de que parece que cualquier programa que se precie tiene que tener su twitter, su hashtag diario (que además lo promocionan para que sea TT). A ver... que no!

    ResponderEliminar
  3. Para mi la clave también esta en que Hevia solo hay uno. Ha leído alguno de mis mensajes y siempre los ha "arreglado" un poquito o al menos lo ha puesto en el contexto adecuado.

    ResponderEliminar
  4. Hola ! En mi ciudad (Rennes) en Francia fue creado en 1980 el "minitel", un predecesor de internet y permitía entre muchos servicios de interactuar en directo con los locutores. Los oyentes pagaban 2f23cts cada minuto (=0,30 centimos de €) y debían precisar su nombre o pseudo, su edad, su telefono, su ciudad y el mensaje. Fue un éxito enorme. En los programas ("libres") de noche de las radios musicales, durante los años 90, los mensajes formaban parte integrante de los programas y los locutores leían los mensajes en una pantalla, sin filtre (o casi, porque es posible de expresar el final de un mensaje leyendo el principio del siguiente y censurarlo :) ) y con mucho ritmo. Era interesante cuando los programas trataban de temas importantes o graves pero era también una manera hipócrita para estas emisoras ganar mucho dinero . No se como las generalistas usaban el minitel para interactuar... Hoy la emisora skyrock (.fm) por ejemplo, en su portada, permite a los oyentes de interactuar un poco de la misma forma, es como un twitter mejorado. Hoy, con una generalista, claro, me parece normal que se filtre un mínimo los mensajes de twitter. Para una musical, en 2014, me parece normal que twitter forma parte de los programas pero si solo sirve para suprimir una sección y un empleo, claro es triste !

    ResponderEliminar