lunes, 27 de mayo de 2013

canciones económicas

¡Que suene "El Manisero"! 

Ya sabéis que me encanta cuando una persona en la radio aporta mucho más de lo que teóricamente nadie le hubiera pedido, y logra hacer de su presencia casi un rito necesario. Y no tienes por qué estar de acuerdo si quiera con lo que dice el personaje cuestión para hacerte fan. Pongo dos ejemplos opuestos: Máximo Pradera con Julia o Rodríguez Braun en el programa de Herrera. Dan mucho más de lo que quizá se les supondría cualquiera. 

Rodríguez Braun no sólo colabora con Herrera, porque también aparece constantemente en el programa de Alsina. Si existe un colaborador que puede dar petróleo, exprímelo. Resulta que los lunes por la noche, en el tramo de economía de "La Brújula", en su estación radial más cercana, en su emisora amiga, Rodríguez Braun tiene una sección que dura pocos minuto: "Canciones Económicas". 

Os lo recomiendo. A veces interesante, a veces curioso, y a veces ninguna de las dos, pero resulta divertido. La gracia es poner canciones de todos conocidas, en el idioma que sea, en el que se le pueda sacar punta económica. Él las comenta desde el punto de vista económico... Recordemos que R. Braun es catedrático en pensamiento económico, con lo que esto le viene como anillo al dedo. Tendría que avisar a los navegantes que no lo conozcan, que el pensamiento económico (el de Rodríguez Braun), puede atentar contra la sensibilidad más puritana de cualquier oyente izquierdas, porque él es muy del liberalismo a lo basto. A veces es imposible estar de acuerdo porque dices: "no, es que partimos de puntos que son precisamente opuestos", y así es casi imposible terminar en la misma conclusión que él. Pero eso nos tiene que dar exactamente igual. ¡Liberaos de prejuzgar por su opinión, que no es el objetivo! Más allá de que expone su opinión, expone los temas que nos hacen pensar... Y claro, si quieres expresar que estás en contra de lo que dice y de sus argumentos... ¡un momento! Tienes que ordenar de nuevo tu mente para autocontestar en tu cabeza. Sí, una sección que te hace pensar aunque en principio sea chorras. Y es interesante también observar cómo argumenta algunas cosas cogidas con pinzas.  Pero siempre saca algo. Además, te divierte. 

Ejemplos... Venga, hoy los radiochips son dos ejemplos de secciones de "canciones económicas". El primer radiochip económico que pongo hoy va de una canción que ponían de pequeño cuando mi padre ponía Radio 80... "16 Tons". La cosa iba de criticar a las empresas... Escuchad el primer radiochip económico:

Ir a descargar

Como vemos, en realidad habla de la "relación esclavista" que hay con las empresas. Dice que las canciones hablan de esta relación malsana con sus trabajadores, puesto que los hace dependientes. Cierto es que los trabajadores podemos decir adiós si queremos... aunque si no hay trabajo, por ejemplo, quizá no te quede más que ese tipo de relación... Uno no se mueve tan libremente como para poder decir adiós cuando no apetece. O pensemos sobre si en realidad no nos importa vender nuestra "libertad" a esa empresa a cambio simplemente de un mejor nivel de vida... Y entonces comienza en tu cabeza un tren de pensamiento y un debate interno, que es lo que me gusta de esta sección.

Otro ejemplo, la canción de "El Emigrante". ¿Emigramos por pura necesidad o por avaricia en general? Escuchemos el segundo radiochip económico:

Ir a descargar

¿Y por qué no te vuelves? Ésa es su pregunta. Y es cierto lo que dice el doctor... Nosotros hacemos un cálculo antes de emigrar. Obviamente se emigra para ir a mejor. ¿Qué es más importante? ¿La emigración a otros países o irse del campo a la ciudad? Y aquí estoy muy de acuerdo con Rodríguez Braun (más bien, con la teoría que comenta). Porque si hay algo cierto es que en la mayoría de los casos lo que te mueve no es la necesidad sino la expectativa de mejorar.

Musica, pensar (aunque más de la mitad de las veces niegues el punto de partida en tu cabeza) y que te pongan temas encima de la mesa. No me digáis que no es original, interesante y divertido... Pues eso, los lunes, canciones económicas. Estas "supuestas chorreces" son radio, radio. Y son casi un rito. Fidelizar y tal... 

15 comentarios:

  1. A mí Rodríguez Braun no me cae mal, más bien al revés, pero la sección de economía de "La Brújula" me parece lo peor de lo peor. Me ponen de los nervios. Gente encantada de haberse conocido, aburriendo hasta a las ovejas y riéndose creyéndose muy graciosa.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí de la Brújula de la economía me encanta todo lo que no es economía: Rodríguez Braun, las larguíiiisimas presentaciones al principio con Javier Ruiz Taboada intercalado, que cada contertulio lleve una noticia para comentar... y Alsina siempre ocurrente. La verdad es que sí me hacen gracia, pero es verdad que por la hora que es nunca oigo la tertulia entera, a lo mejor entonces me resultaría demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suscribo profundamente. Los microespacios del programa funcionan tremendamente bien, mucho mejor que las tertulias. Dicho lo cual, aunque sean una panda de fenicios encantados de haberse conocido, los tertulianos de economía dan mil vueltas a los garrulos de política.

      Eliminar
  3. Rodríguez Braun es uno de tantos personajillos fatuos que sólo se escuchan a sí mismos (por eso encaja tan bien con Herrera y Alsina). Sí, el hombre es encantador, divertido, hasta cierto punto didáctico... pero sus tesis, su visión ultraliberal de la economía, acaban justificando la esclavitud, los casi siete millones de parados que veremos en los próximos meses, todo tipo de "recortes" (salvajes y genocidas. Economistas como Rodríguez Braun (siempre enemigos del "malvado Estado" pero chupando de la teta de los presupuestos generales del Estado) son los que nos llevan al punto en el que estamos: una sociedad con dos millones de familias sin ningún ingreso, diez millones de trabajadores ganando menos de 900 € al mes, recortes de derechos laborales que rozan la esclavitud...
    Sí, Rodriguez Braun es como ese al que llaman "el chaquetas" (PACMAN sabrá a qué "mago" me refiero), Sala i Martín: amenos, inteligentes, solventes en la materia, pero lo que dicen contribuye a que el esclavo se tatúe a fuego que "la culpa de todos sus males reside en él porque quiere tener derecho a una sanidad y una educación de calidad, gratuita y universal" o que "los parados son unos parásitos que no quieren mover el culo porque prefieren poner la mano".

    ResponderEliminar
  4. Anónimo de las 13.39, se puede decir más alto pero no más claro.

    ResponderEliminar
  5. Pues en mi opinión la mejor parte de la brújula es la tertulia económica (y el monologo inicial de Alsina).Transmiten muy buen rollo aunque si que es verdad que podrían ser mas didácticos. Creo recordar que antes respondian preguntas económicas de los oyentes pero hace bastante que no lo hacen.
    Rodríguez Braun = showman radiofónico.

    ResponderEliminar
  6. ...con esta gente de La brújula me río y me siento a gusto, el elitismo me da menos asco. Por otra parte, la sección de A cien millas de Manhatan de Fresser me encanta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de Fesser es de las cosas que más me gustan de la radio hoy. Se nota mucho que lee, pero lo que dice es TAN interesante que es imposible no oírlo.

      Eliminar
  7. Está claro que un espacio de economía no va a tener el mismo tirón que cualquier sección sobre actualidad y que la información de este tipo, es un ladrillo que a veces se hace difícil de digerir. En este caso creo que sucede lo que a veces comenta Pacman sobre los Tiempos de Opinión de El Partido de las Doce, los Gabinetes de Julia o las tertulias de Hora 25 de tiempos de Llamas: se reunen un grupo de expertos (en ocasiones freaks) de un tema y con la excusa del programa, echan un rato de debate buenrollista y hacen que el oyente se interese por lo que sea.
    Y sí, hablan de economía, pero también del roscón de reyes, o de cuando se pasa del "Buenas tardes" al "Buenas noches" o de las distintas maneras en las que en España se dice "borrachera". Y da igual del tema que se trate, si el programa funciona y llevan a gente con ideas interesantes (como Rodriguez Brown, Amón, o Fésser en La Brújula).
    Hay veces que estoy de acuerdo con Rodríguez Brown y otras no, pero es un fenómeno debatiendo y tiene la virtud de saber reírse de sí mismo y de sus dogmas, lo que no deja de ser raro en el gremio de los tertulianos.

    ResponderEliminar
  8. Pues a mi me gusta la brújula de principio a fin y la parte más interesante y divertida suele ser la brújula de la economía. Quitando la brújula onda cero ni sé que existe.

    ResponderEliminar
  9. De mayor quiero ser como Braun para criticar a los funcionarios y yo cobrando un sueldo de una universidad pública. Quiero que me den tribunas desde las que rajat contra las subvenciones, a la par que yo colaboro con varias de ellas, sufragadas con dinero público (FAES, la de Aznar). Cuando sea mayor, quiero ser como el dicharachero Braun, soltando ante un micrófono que hay que rebajar sueldos y trabajar mucho más, mientras él solito se mete al bolsillo varios miles de euros al mes por "sudar" repitiendo las consignas de la Escuela de Chicago que nos han llevado a la crisis que padecemos.
    Y sobretodo, de mayor quiero ser como Braun y tantos liberales de pacotilla, que son tan buenos tan buenos en lo privado que duran dos días y sólo saben rascar de los presupuestos generales del estado.
    ¿Qué quereéis que os diga? Un tipo que dice admirar a Thatcher, Reagan y a Esperanza Aguirre es un tipo poco de fiar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, lo tienes fácil. Doctórate en Económicas y aprueba unas oposiciones a la cátedra de pensamiento económico, escribe algún manual universitario y el resto es pan comido.

      Eliminar
  10. ¡Ole! Qué solvencia intelectual, "enterao". Nadie ha criticado que haya conseguido esa oposición, que habría que ver el cómo. Lo que se critica es que alguien que es "ultraliberal" cobra del Estado (o sea, de mis dineros y de lso todos) para recortarme "mis derechos" y los de todos. Si no crees en el Estado, muy bien, no cobres de él. Pero así son los "liberales" de este país, pura "ley del embudo". Al parecer tienen un público falto de conexiones neuronales y ávido de adoctrinamiento.
    ¿Has asistido a alguna de las clases de este y muchos otros "catedráticos" en la línea? La libertad de cátedra lo aguanta todo, por más que muchas de esas tesis no tengan encaje alguno en una democracia real, no lo que nos gastamos en este país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye que tú era el que decía querer ser de mayor como él, sólo eran unas pistas, sin ánimo ofensivo. Pues no he asistido a sus clases,ni me hace falta. Aun así te recomiendo su libro "Grandes economistas". Citando tus palabras, incluso alguien falto de conexiones neuronales y ávido de adoctrinamiento podría entenderlo.

      Eliminar
  11. Sin ánimo ofensivo, personajes como Braun son altamente nocivos para la sociedad. Defender la superioridad de las élites frente a los derechos de la inmensa mayoría es una forma de totalitarismo inaceptable. Obviamente, los Braun del mundo jamás dirán "¡eh, mira, qué guay es que los ricos cada vez sean más ricos y los pobres, cada vez más pobres!" pero crearán opinión para que, hasta entre los pobres, mucha gente entienda que lo que les ocurre es porque han vivido "por encima de sus posibilidades".
    Respecto de tu recomendación, no, gracias. Ya tuve que soportar al personaje en cuestión durante mucho tiempo y sufrir sus amenas, divertidas pero venenosas teorías sobre la ley del más fuerte.
    A este buen señor, como a tantos otros que aplican la "ley del embudo" debería cambiarle la vida y que le tocara ponerse en la piel de aquellos a los que, con sus sabias y eruditas palabras, envía a la miseria. Por desgracia, la vida no es justa.
    Mis más sinceras disculpas si te ofendió mi comentario. Cuando escribía "público falto de conexiones naturales y ávido de adoctrinamiento" me refería a esa gente que, pasándolas magras para llegar a fin de mes, votan lo que votan y no se dan cuenta de que legitiman sus despidos, que se queden sin sanidad pública y demás "bobadas", como calificó el señor Braun el estado del bienestar en una de sus clases, hace ya algunos años. Siempre que escucho a alguien hablar de que "el modelo" es Estados Unidos me echo a temblar, porque esa persona propone un modelo en el que el 1% de la población gana el 80% del total del PIB de ese país, más de cien millones de personas que pertenecen a minorías étnicas viven en la pobreza y en el que muchos fundamentalistas como Braun legitiman "la ley del más fuerte" y "el origen de cuna".
    Clasismo, en otras palabras. Nunca me ha extrañado que "Herrera, Carlos" sienta tal devoción por Braun. Al fin y al cabo, el de Mataró (por más que ahora olvide la primera mitad de su vida)no deja de ser "un señorito del pan pringao", un nuevo rico con alma de señorito andaluz, de esos a los que tanto aplaude el señor Braun.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...