sábado, 6 de junio de 2015

la intrahistoria

Una cosa que nos preguntamos los que hemos escuchado muchos años el "Hablar por Hablar" es qué ocurre antes de entrar en antena. Cuando un oyente se expresa en antena, antes ha tenido que pasar un filtro. En ese filtro han tenido que escuchar historias de todo tipo... Desde las más tremendas hasta las más gilis, hasta las más intrigantes, hasta llamadas completamente ridículas. De todo. 

¿Y si un oyente no hace más que llamar y llamar contando una historia y no le pillan? ¿Se pone muy pesado hasta que sale? ¿Registran su teléfono y no se lo pillan? ¿Se enfadan? ¿Qué ocurrirá? Las historias de las gentes que pillan los teléfonos tienen que dar para dos tardes de anécdotas enteras... Mínimo. 

Un clásico es ese oyente típico que dice que va a hablar de los retrasos en los trenes pero termina hablando luego en antena de lo mal que le cae el presentador, o que va a hablar de un discursito que tenía preparado... Lo que sea. Otras veces ocurre como lo que pudimos escuchar el otro día en el "Classic Box". Que a la productora le decía que iba a hablar de tal... pero luego habla de cual. Y luego está otro tipo de llamadas que nos imaginamos que son... a ver... También de tener paciencia. Cuando escuchéis este radiochip vais a reconstruir la historia en vuestra cabeza. Y, de paso, comprobaremos que Juanma Romero, el del "¿Me Pones?", hubiera sido un buen concursante del "No te Rías, Que es Peor". 

Escuchemos el radiochip blacky:



¡Madre de Dios! Por un lado, es que la llamada no tiene desperdicio. La señora explicaba llorando que iba a estar separada de su marido una semana. ¡Siete míseros días! ¡Una semanita de nada que se pasa volando! Juanma le pregunta que si es solo una semana flipando. La mujer le contesta que "con los negritos". ¿¿Con los negritos?? ¿¿Perdón?? Y espera, que lo mejor de todo vino al final... Que lo mejor es que su marido... al que tanto quiere... que no puede estar sin él... ¡Que dice que le va a traer un negro que le abanique! 

¡Un negro que le abanique! 

Y me imagino a Jordi Estadella todo serio... Y me imagino a Juanma Romero con una cámara enfocándole a la cara... Si se ríe, le quitan el punto. Pero no, aguantó la risa, y yo creo que estaría a prueba del Señor Barragán, Pedro Reyes y quien fuera. 

¡Un negro que le abanique!

Y tras escuchar este radiochip como 6 ó 7 veces y fliparlo mucho, uno se da cuenta de que le dedica la canción también a Fany, la productora. "Que me ha aguantado un montón de llamadas." ¿Perdón? Es que si ella dice "un montón", yo me imagino a la pobre Fany escuchando repetidamente los lloros de la señora toda compungida por la dichosa semana que su marido iba a pasar.... "entre negritos". 

Más le valdría a la señora pillarse un cacharro de aire acondicionado... Y por el bien del marido también. Que a día de hoy ya habrá vuelto a casa. Sin el negro, espero. Por su bien. 

4 comentarios:

  1. Te cuento,os cuento,el previo de una llamada antes de salir por antena.Se le pregunta y dice que te explique lo que quiere decir al locutor.Sobre lo que te dice,ya puedes saber si es candidato al pase de antena o lo dejas en la lista para relleno.Normalmente,se le pide el teléfono,y mientras que hablas ,si te suena un poco raro lo que te dice,lo llamas por otro línea para saber si es cierto el número de contacto.Hasta no hace tanto tiempo,los teléfonos de las emisoras eran sin el famoso indicador de llamada.Te cuenta de todo y para todos los colores.Da para un mes.El problema de los filtros,es que alguno que otro te la cuela.Te dice que quiere hablar de los precios de los billetes del transporte público,y luego insulta a todo el mundo.Cuando te ocurre,te quieres morir,pues el locutor te mira con mirada asesina y gesticula un "ya hablaremos después".Como curiosidad,te puedo decir,que en cierta ocasión nos mandaron una carta para que denunciáramos en antena una infidelidad.La gente hace cosas muy raras.Sobre el audio de la señora y el infiel marido,hace gracia el escucharlo.Para ella era algo muy malo,pero nosotros los oyentes disfrutamos muchísimo.La nueva moda de poner una cámara en los estudios de radio,no me gusta nada.Si es radio,no hay o no debería haber imagen.Existe para tal cosa una caja llamada televisión.Ojalá se pase la moda y quiten las dichosas cámaras.

    ResponderEliminar
  2. Me ha hecho mucha gracia el radiochip. No sé si yo me habría aguantado la risa, la verdad. A propósito del tema, hace como un mes en uno de los gabinetes de Julia en la Onda llamó una señora que, además de opinar brevemente sobre el tema del que se hablaba esa tarde, se enzarzó con Julia porque, según ella, el programa era tendencioso y siempre criticaban "a los mismos". Especialmente fina puso a Raquel Martos, que ni siquiera estaba en antena en ese momento. ¡No había manera de callar a la mujer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿La señora aquélla que escuchaba a Cárdenas?

      Eliminar
    2. No recuerdo que mencionase a Cárdenas, pero ahora que lo pienso puede que fuese en la última auditoría. La mujer se tiró un buen rato diciendo, enfadadísima, que siempre se metían con el mismo partido. Julia al principio intentó rebatirle, pero al final optó por dejar que se desahogase.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...