miércoles, 4 de agosto de 2010

agostidad (y 2)

Bueno, ahora el inciso toca con lo de Abellán (y en el fichaje de Lama finalmente por la COPE), y sigo con la agostidad. Estábamos en que ante mi sorpresa se cargan a Julia y como internet no era lo que es ahora, pues te tenías que enterar de todo por los periódicos. Por ejemplo, ahora que ha pasado lo de Paco González, la cantidad de gente quejándose y de foros, Facebooks y cosas ha sido impresionantísima. La movilización en internet en 1999 era mucho más pequeña, obviamente, pero comparable perfectamente.

Recuerdo el foro de matriz.net, que en aquel tiempo tuvo que dejar de funcionar porque no tenía más memoria el foro para nuevos mensajes (cosa que ahora es impensable, pero en aquel tiempo no lo era), recuerdo el foro de "La Radio de Julia" inventado al poco de desaparecer el programa, y que años más tarde seguía teniendo muchísima actividad. De hecho, hoy sigue existiendo.

En la prensa se llegó a pagar publicidad con un comunicado. En los periódicos se pudo ver la página que ves en la imagen.

El tema era un poco fuerte. Se habían cargado el programa aduciendo que el programa era "intelectualmente elevado" y "elitista". ¿Un programa líder puede ser elitista? Ehm... no. Es que es una contradicción. Y lo de intelectualmente elevado casi se puede llevar a bandera, más que ser algo que disgusta. Pero bueno, igual es que no era al final por temas políticos, sino que el pobre hombre que la echó (no sé si hoy está en el consejo dirigente de la COPE, creo que sí) a lo mejor no entendía las cosas raras de las que se hablaban.

La gracia está en que los echaron a todos en agosto. Sin capacidad de reacción. Con las parrillas de todas las radios cerradísimas. Y, además, como dijo Julia una vez... "Yo hubiera vuelto pero... ¿dónde?" Porque si en la SER Gemma era líder, ¿a qué radio podía ir Julia aunque hubiera ido al año siguiente? ¿A la COPE? No. ¿A Radio Nacional? En aquellos años, ni de coña... En aquellos años todo era un secarral.

Uno de sus colaboradores, el gran Pablo Motos, el primer día del "No Somos Nadie", en M80, la entrevisó en su programa. El primer día de programa en M80 quiso, en un claro caso de amistad, fidelidad y compañerismo, entrevistar a Julia en la radio, de donde nunca debió salir. El radiochip de postagostidad, aquí mismo:


Me acuerdo de esta entrevista. Estaba yo escuchando el programa y llegué tarde a la facultad, en un momento friki total, por poder escuchar esta entrevista. Y sí, habla claro, y es de escucha obligatoria. Porque sí, habla de cosas como por ejemplo: ¿qué hubiera hecho si en antena hubiera tenido que hablar de las Stock Options, teniendo que trabajar en Telefónica? ¿el que la echó estaba luego en la famosa hija de la boda de Aznar? ¿Estaba dispuesta a ir a la radio?

Y nada, felicidades al gran equipo que la echó. Onda Cero jamás ha vuelto a ser líder de la radio por la tarde. De esto ya hablé. Pero es que los jefes, por muy jefes que sean, se equivocan y la cagan. Y muchas veces demuestran no tener ni idea o no escuchar la radio jamás. Y luego no los echan, que es lo divertido. Deben ser seres superiores, a lo Florentino.

5 comentarios:

  1. Pío Cabanillas hijo ofreció a Julia Otero hacer un programa de madrugada en RNE, creo, y luego hacer los fines de semana.

    ResponderEliminar
  2. Llama la atención lo que pasaba justo antes de que yo empezase a oir la radio. Era un poquito pequeño para enterarme de cosas como esos anuncios en prensa, quizá impensables hoy día, pues como bien has dicho han sido sustituidos por el facebook.

    ResponderEliminar
  3. CONFIRMADO CONFIRMADO CONFIRMADO

    El que faltaba.

    http://www.prnoticias.com/index.php/home/10058923?task=view

    ResponderEliminar
  4. El periodismo de los becarios. ¡Qué falsos son!

    http://www.prnoticias.com/index.php/home/45-exclusiva-pr-/10058902-alcala-y-larranaga-costaran-a-la-cope-la-mitad-que-jose-antonio-abellan

    ResponderEliminar
  5. Leo los firmantes del manifiesto y son los mejores de cada casa. ¿Quién los reclutó? Incluso firman personas relacionadas sentimentalmente con la señora Otero. Si se lee con atención es sorprendente.

    ResponderEliminar