martes, 6 de noviembre de 2018

una de las diferencias entre tele y radio

Voy a usar lo sucedido con Dani Mateo para hablar de una  de las grandes diferencias que suele haber entre televisión y radio. 

De lo de Dani Mateo se ha hablado mucho. Ya sabéis... Va Dani Mateo, al final se suena los mocos en la bandera española y le cae la del pulpo. Podríamos hablar de:

- Los símbolos, ¿son sagrados?
- El respeto a ellos: ¿acaso se respeta más a unos u otros?
- Los límites del humor (que estos años han sido el pan nuestro de cada día)
- La autocensura
- Los apoyos y el hecho de que las marcas tengan exactamente la misma libertad para desligarse de Dani Mateo o para aprovecharse del tirón para hacerse publicidad gratis. 
- De la repercusión de la tele o de determinados programas (que fue el tema del otro día, ya que un mismo chiste no tiene la misma repercusión dependiendo de dónde venga)
- De si una empresa puede tener o no dos líneas editoriales completamente distintas (como ayer)

Y de muchas más cosas. Todo son temas interesantísimos y que darían para una tertulia normal y para un gabinete largo (que ojalá). Ayer estuvieron hablando en el «Hoy por Hoy» del tema de los límites del humor y además Toni Garrido entrevistó a Dani Mateo, que a la par es el presentador del programa que Toni produce. Radiochips banderuelos: 

y aquí lo otro.

La gran pregunta que nos hacíamos muchos era si Dani Mateo podía o no rechazar hacer un determinado gag que le habían escrito. ¿Puede Dani Mateo negarse a hacer un determinado número en el programa de La Sexta? ¿Para no hacerlo se hubiera tenido que enfrentar a su equipo? Dani Mateo entra dentro de un paquete que se llama «El Intermedio» en el que interpreta los guiones que le escriben. 

En la radio... No es tan así. Normalmente (no siempre) un humorista en la radio es Juan Palomo. Normalmente un cómico que está en la radio no hace de altavoz de los guionistas del programa, sino que hace chistes que le salen de dentro (es guionista y actor: todo), y termina siendo el creador de todo aquello que hace. No siempre, claro, pero digamos que el funcionamiento de la radio no es como el de la tele, en el que Wyoming o Dani Mateo aparecen a última hora para leer el guión e interpretarlo en directo en un segundo pase. Normalmente, si un determinado humorista está en la radio, hace sus propios guiones o tiene más capacidad para decir si esto sí o si aquello no. Es decir, que Broncano tiene guionistas para «La Resistencia» en televisión, pero no tengo tan claro que tenga guionistas para «La Vida Moderna». 

Aaunque no sea estrictamente así (que hay de todo en todos los sitios), podríamos decir que si Wyoming está en la tele lee el guión, pero si está de colaborador en la radio, es él el que suele ser responsable de todo aquello que dice. No se suele guionizar la opinión o performance de un humorista, quiero decir. Esto corre de su cuenta personal. 

Por eso me hace gracia que al final Dani Mateo asuma los actos de un guión, y cómo la gente le pide cuentas a Dani Mateo y no a los que escriben el número. ¿Hasta qué punto tiene mano o capacidad de decisión para interpretar o no lo que le escriben? ¿Se puede negar? 

Y me da que eso en la radio es más chungo, porque suele ser todo más... personal. En la televisión son actores... y en la radio suelen ser autores. 

8 comentarios:

  1. La verdad es que no puedo negar que me encanta que a cierto tipo de humoristas, les caiga el lapo que han escupido hacia arriba. Estos humoristas "progres" que han lapidado a todo aquel que se "ha salido del guion" en cualquier aspecto. De su guion, claro. Y que ahora vengan otros a pagarles con su misma moneda, a mi me satisface y no lo puedo evitar. Algunos se creian que no hay problema en hacer chistes de curas, de España y del PP... y se que ve que ya hay ofendiditos de estos tambien. La proxima sera los curas en twitter montando un pollo por cualquier chiste.

    Que el facherio se haya vuelto "minoria ofendidita de twitter" me parece preocupante... para ellos. Hasta hace poco el facherio era como un ente de gente "seria" (para ellos), que iba de caza a las 8, a misa a las 12, y a los toros a las 18, pero no... ya son la misma mierda minoritaria, chivata y protestona de twitter que las feminazis, los giliprogres o los del PACMA. Porque al final, toda la mierda se parece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque el ridiculo mayusculo lo han hecho esas empresas que patrocinaban a Dani Mateo o al espacio, que no conocia ni su madre... "Autobuses RUSBUS o Pajaritas La Paja" haciendo comunicados que a nadie interesan, y que dentro de tres dias, cuando pase esta polemica (y haya otra, con otro personaje) volverá todo a ser igual.

      La cultura del gritito y la ofensa. La cultura de Twitter, vamos. Patetico.

      Eliminar
    2. Espero que como dijo Dani Mateo en la SER, esto haya servido para hablar, para que hablemos... pero para que hablemos no solo cuando la mierda te cae a ti, si no cuando alguien dice algo que no toca y no es "de los tuyos", no lo lapideis a el. Bueno, eso no pasará y lo sabemos. Solo quereis "hablar" para poder decir vosotros lo que querais, y todos los demas sean unos fascistas, retrogrados etc etc

      Eliminar
    3. No es tan ridículo: Si tú tienes una empresa que no conoce nadie y de repente sabes que todo el mundo se va a hacer eco de tu decisión.... ¡Publi gratis! No es nada ridículo. Es ver la rendija del negocio también.

      Eliminar
  2. Bueno, siempre es mejor la cultura de los ofendiditos que la de los violentitos. Luego están los nerviositos, que es como llama Antonio Ruiz a los del Atleti que se ponen nerviosos por no ganar.

    ResponderEliminar
  3. Las redes sociales han generado un altavoz permanente a los ofendidos. Cada día jugamos un partido de Ping Pong de ofendidos que se sobredimensiona por una excesiva atención de los medios de comunicación tradicionales que elevan esas polémicas tuiteras muy por encima de la relevancia que en un primer momento tendrían en la sociedad. Hay gente que añora la tolerancia y libertad en la que vivíamos en los ochenta... Os imagináis que hubiesen sido esos años con Facebook y Twitter!!!

    ResponderEliminar
  4. 'La Competència' la escriben los guionistas, creo que los presentadores no.

    ResponderEliminar