martes, 27 de marzo de 2018

nasti de plasti

Es matemático que cuando uno cumple años mira a los años de infancia. Es así. Lo de hoy es muy especial para mí, porque hoy vais a escuchar unos momentitos de un programa que fue el primero que le dije a mi padre que pusiera en la radio. «Pon el programa ése». Era mi padre el que suponía yo que tenía que saber cómo sintonizar eso. 

Hasta hace unos años no tenía ni idea de en qué radio era aquel programa para niños. El programa se llamaba «Nasti de Plasti» (de eso sí me acordaba) y durante años y años pregunté aquí, en el blog, a ver si alguien recordaba algo. Ni flores. Pero gracias a algún duende de la radio tuve la posibilidad de escuchar algún pasaje corto de ese programa. 

El programa se emitía los fines de semana (no sé si sólo los domingos o alguna vez fue los dos días) y estaba destinado a los niños. Era aquella época de Radio 5 que aún no era «todo noticias». Obviamente, no logro reconocer nada de lo que he tenido en mi poder. Lo que sí entiendo es que ya quisiera yo escuchar este programa. 

No tengo ni repajolera idea de quiénes eran los que hacían este programa del que sólo recuerdo tres cosas: 

- Una sintonía de una especie de concurso que hacían. La típica sintonía que no sé cuál es, pero que si la escuchara diría: «¡es ésta!».
- El concurso ése. 
- Una promo que decía «¿A qué te suena nasti de plasti? ¡A plastilina!»

El primer radiochip nasti de hoy es de una promo en la que hacían de pijos. Los pijos de aquel tiempo, con su imitación de aquella época... Los nombres larguísimos y compuestos... 


Ahí, los pijos... El Alfa Romeo, la Parker... Yo creo que por aquel entonces no me coscaba de nada, pero me molaba mil. Madre mía si hacían unas promos guays esta gente... No tengo ni idea de quiénes estaban detrás de todo este programa y todas estas cosas que sonaban. ¡Ni idea! ¡Quiero que alguien de RNE me diga quiénes estaban detrás de estas cosas! Aquí va otra promo del programa: 



Y aquí va otro, en búsqueda de la felicidad: 


Y tenían hasta sección musical en la que niños presentaban su lista y todo. En serio, qué tróspido. Esto no lo recordaba yo, pero seguramente me lo escuchaba felizmente. Ojo a estos gritos locos de este último radiochip nasti: 



Flipante, ¿no? Pues éste fue el primer programa que yo dije de sintonizar en mi vida. Ese momento de «papá, pon lo de tal». Bueno, «pon el nasti de plasti», que por cierto, en lenguaje de la época era sinónimo de «nada de nada» o de un moderno «ni de coña».

Sería divertido comparar con los programas actuales para la chavalería... Pero igual no hay demasiado para poder comparar. Hay, pero hay poquísimo. Y además los menores de 14 años no cuentan en el EGM.

Una de las cosas geniales de haber abierto el blog es poder haber rescatado estas cosas que pensé que jamás volvería a escuchar. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario