miércoles, 26 de agosto de 2020

dificultades podcasteras

El otro día, en Twitter, leí el titular de la entrevista que le hicieron a Juan Carlos Ortega en El País: «O la radio se pone las pilas, o el podcast se la comerá». Pues no estoy absolutamente nada de acuerdo con lo que decía en este titular. 

De hecho, luego estuve esbozando en Twitter algunas de las razones por las que me parecía una afirmación que queda muy bonita, pero que no. Es que una cosa que se ha hecho bien desde algunos autores de podcast es crear una muy buena imagen. ¿Pódcast? Moderno, molón, actual, guay. Y le he añadido la tilde.

Pero la entrada de hoy va de todas esas cosas de las que parece que está mal hablar, no sea que no se llegue a la conclusión de que es la radio del futuro, que las marcas tienen que dejar su pasta para hacer pódcast (como queriendo convencer a las marcas que alguien va a perder su tiempo escuchando un publirreportaje) y que mucha gente está en pódcast porque es su plan oculto desde el día 1. Y... como ya dije... La mayoría de las veces es un plan B. Un plan B que, o se está bajo el ala de una gran empresa, o adiós. O casi, casi.  

Por supuesto, voy a enfocar el tema desde el punto de vista de profesionalizar los pódcast. Porque si es un simple pasatiempo... Pues chico, esto poco tema tiene. Que cada uno se lo pase bien como quiera, y si alegra al personal, mejor que mejor. Pero vamos a hablar de gente que quiere billetes con el tema. El problema más importante es ganar pasta. Hasta ahora existen cosas del tipo Podium Podcast que, a pesar de que los propios podcasteros se metían con su mera existencia pintándoles como una especie de intrusos, hicieron lo que había que hacer: explorar e invertir para ver si este mundo del pódcast podía dar de sí, innovar, tener una posición preponderante, etc. Gastar pasta, invertir, a ver qué pasaba. Y muchos pódcast viven o han vivido mejor gracias a estar bajo el ala de la SER. De la misma manera, si la COPE, Onda Cero o RNE se gastan la pasta en hacer pódcast pagados por ellos para lo mismo... Pues perfecto. Pero es completamente irreal. No deja de ser vivir de pódcast porque las radios quieren y no por sí mismos. 

Todo el mundo pone «Serial» (aquel espacio de EE. UU.) como ejemplo... Y de momento, se sigue poniendo ese ejemplo y ninguno más que yo sepa. Una especie de spin-off de un espacio de radio y que, por supuesto, venía patrocinado por una marca. Aquí estaba claro de dónde salía la pasta. Pero... No ha trascendido ningún caso igual o de la misma magnitud. Pero bueno, sirvió para que todos se vinieran arriba. 

Otro problema de los pódcast es la imposibilidad de previsualizar. Si tú ves un libro, lo hojeas, miras si tiene santos, el tipo de lenguaje que utilizan mientras pasas unos minutos cotilleando. Si es un vídeo de YouTube, lo pasamos por encima... Pero... ¿Un pódcast? Al no ser visual, para escuchar más o menos que rollo llevan tienes que prestar mucha atención. Cualquier cosa que nos suponga un esfuerzo... Bufff... 

Lo que sí puede salvarnos de esta pereza es que nos lo recomiende alguien: que nos digan que tal pódcast está genial. En ese caso, le damos la oportunidad. Pero mogollón de gente tiene un pódcast (que es muy barato y muy fácil). En muchos casos, insufribles, muy largos... Todos tenemos a conocidos que nos ha dicho que escuchemos su pódcast insufrible. Conclusión: Mucha gente, cuando le dicen que tienen un pódcast, le dice que ya si eso lo oirá. Todos sabemos qué significa «ya si eso».

Porque cómo mola eso de los temas de nicho... Pero claro, mucha gente que tiene cosas molonas que decir... ¡Prefieren YouTube! Más fácil de monetizar, más fácil de atraer la atención... Y todo pasa por un único espacio: un sitio único donde saben que todo el mundo está. Es decir... Que los pódcast pueden irse por ivoox, por iTunes, por Spotify, por Podium, por cualquier otra plataforma o por páginas web propias... Pero en YouTube... es que todo pasa por YouTube. Todo. Una única pantalla. Y además nos dicen los vídeos que nos pueden interesar y los que lo están petando. ¿Pasa esto en pódcast? No. No hay manera de distinguir a priori entre el grano y la paja a no ser que estén bajo el ala de una gran marca. 

Así que muchos creadores de contenido se van como prioridad a YouTube. ¿Te gusta la arquitectura? Pues te haces un canal de YouTube. ¿Te gustan las matemáticas? Pues otro canal de YouTube. ¿Los videojuegos? Pues otro canal de YouTube. Y al pódcast va... gente a la que le gusta mucho la radio, periodistas... Pero poca gente que sepa de un tema. Porque amigos: Un pódcast no necesita de presentadores. Necesitan a Juan Palomo normalmente. Y si es un grupo, que se conozcan de antes.

Hay gente que se hace famosa gracias a YouTube. En los pódcast es la dirección contraria: Para que la gente escuche un pósdcast, tiene que ser previamente muy conocido. 

Cuando hablan de la radio del futuro... Pues mira, no. Por definición. La radio está definida por una cosa llamada inmediatez. Obviamente, un pódcast no tiene de esto. Y si un programa de radio no atiende a la actualidad y hace mil secciones se convierte en algo así como una colección de pódcast. Parte del triunfo de Telecinco o La Sexta estriba en que es un directo casi continuo. Es como un serial de cosas que están sucediendo en ese momento y no otro. Y esto tiene mucho que ver con lo que yo llamo «efecto sala de cine». Nos gusta saber que, aunque estemos solos, hay otra gente en ese mismo momento que está haciendo exactamente lo mismo que nosotros y viendo lo mismo que nosotros. Nos gusta comentar y sentirnos acompañados. 

Esto no pasa en el pódcast. Muchas veces (y no me cansaré) he repetido en el blog que hay demasiadas radios. Sí, hay demasiadas radios. Desde hace años intentan abrirse camino radios que no tienen público suficiente para vivir y abrirse camino. Si me parece que hay demasiadas radios... ¿¿No me va a parecer que hay demasiados pódcast?? Siempre digo que hay más autores de pódcast que oyentes. Es exagerado, pero se entiende. Es imposible que todo ese volumen de gente haga ese volumen de pódcast y que todos tenga la suficiente audiencia como para hacer que puedan sobrevivir económicamente. Aquí es cuando me suelen soltar lo de: «Bueno, es que es para entretenernos». Pues genial. Pero estamos hablando de gente que se quiere ganar la vida con esta vaina. 

Y claro, cuando uno oye un pódcast, tiene la sensación de que sólo lo escucha él... Ni siquiera nadie de su entorno conocido. Si ya empieza a ser difícil que la gente vea lo mismo en la tele, si es mucho más difícil que dos amigos oigan un mismo programa de radio... Pues imaginad lo otro, que es mucho más personal. Ni efecto de sala de cine, ni sala de nada. 

Me dejo cosas... Pero claro, es que esto me está quedando demasiado largo. Parece un pódcast de ésos que hay por ahí. Por cierto... Al final, en 2018, como ya conté, al menos los 10 pódcast más descargados en iTunes eran... programas de radio de toda la vida. O sea... cosas que ya conoces de antes y no necesitas que te expliquen, porque ya sabes de qué va y quiénes lo hacen. 

El radiochip de hoy va de más de 10 horas juntas de programas de «Milenio 3» de la primera temporada en la SER. Más de 100.000 descargas en ivoox. Tócate las narices. Radiochip milenario: 



Y, como dije en su día, parece que está de moda decir que la radio es una mierda. Me encantaba aquello de la radio visual... ¿Pero no era el futuro? Ya dije... Unamos pódcast y radio visual. ¿Que nos sale? ¡Videos de YouTube! Pues eso. Que el futuro no es futuro, que es el presente. Que la radio es radio, y que tanto hablar de cosas raras del futuro... Y los vídeos de YouTube quitan audiencia a la radio, a la televisión, a Netflix... y a los pódcast. A todo. Todo compite con todo. Pero nada es exactamente lo mismo. Estamos en 2020 y nos predijeron cosas increíbles. De hecho, lo eran. 

16 comentarios:

  1. El podcast hay que tratarlo como un complemento de la radio. No hay que menospreciarlo.
    Yo me estoy escuchando de vez en cuando, cuando tengo tiempo, los programas de Un libro una hora, y a veces alguno de cine.
    YouTube lo veo poco,y depende para que, porque si tengo que ver o escuchar un documental de arquitectura, prefiero el YouTube, si me tienen que contar libros como he dicho, prefiero el podcast

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo en lo que dices. Habría que diferenciar entre podcast de programas o secciones emitidas en la radio y que nos apetece recuperar porque no lo pudimos escuchar en directo, y los podcasts expresamente como tales. Yo creo que los primeros sirven, los segundos tengo muchas dudas.

    ResponderEliminar
  3. Los podcasts tienen mucho sentido para contenido más especializado. Se podría pasar Todopoderosos por la radio? Sí claro, pero qué emisora dedicaría dos horas a algo tan específico, y sin tertulia?
    También hay en EEUU muchos programas temáticos muy interesantes. No hace falta confrontarlo.

    ResponderEliminar
  4. “Por cierto. ¿Es la mejor serie de política ever? Sí.

    Y de ella y muchas otras hablamos en el podcast ‘Plata o Plomo’ 🎧”

    Pastor se suma a la moda de los podcasts. La que faltaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pregunto si ahora que es la verificadora oficial del reino, Pastor será de las que piensa que la radio es una mierda y los podcasts el futuro...

      Eliminar
    2. Quis custodiet ipsos custodes?

      Eliminar
  5. El gran reto de los podcast es su monetizacion.
    spotify, que está apostando por los podcast, está basando sus planes en contenido único (pagando al autor por la exclusividad) y en introducir publicidad sobre el audio (pero para esto tiene que limitar la descarga, por ejemplo, que solo se pueda oir en streaming). Y ademas esto supone que tengamos que tener varias plataformas (lo que suma a las de video, netflix y otras, que tambien salen como setas y multiplican gastos)

    Yo (con vision personal y sesgada por como uso los podcast) veo el futuro como una mezcla de programas de radio tradicional (que ya están pagados y sacan reproducciones extra), contenido de calidad y exclusivo por plataformas y multitud de contenidos menos profesionales que podran ganar algo de dinero puntual. y luego contenidos visuales que puedan ser consumidos como podcast, pero qeu no sea su principal objetivo

    ResponderEliminar
  6. Yo lo que sí veo es que la radio en verano es mucho más entretenida que de normal, sobre todo los fines de semana. Las parrillas son un poco más flexibles y eso las hace algo más atractivas. Y que no haya tanto fútbol creo que también ayuda.

    A lo mejor el problema está en la organización actual por franjas -y esto emana de la forma de medir las audiencias-. Yo reconozco que cada vez escucho menos la radio, y lo que escucho son secciones concretas cuando me acuerdo y las pillo. Sin embargo, podcast de programas emitidos por la radio los escucho a mansalva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ("Lo que sí veo" = "lo que opino por mis sensaciones particulares" :) )

      Eliminar
  7. Comparto la opinión de Mr. Chips. Puedo entender el éxito de los podcast de programas ya emitidos en emisoras, y que no has escuchado por horario u otras ocupaciones... yo lo hago con "Trasmite la SER", "La Heladería" o el programa de Nieves Concostrina.
    También son válidos para audiencias pequeñas o residuales de contenidos muy especializados, que nunca tendrían cabida en una emisora convencional, y en cambio satisfacen a su público concreto. El podcast por sí solo.... lo veo muy complicado

    ResponderEliminar
  8. Tranquilos que ya se pondrá los podcast para ver cúantas veces dicen portavoza y señoro y se nos hagan un Pancracio Celdrán de las ondas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si has entendido el post... Esto no va de "podcast sí, sólo podcast en la vida" o "podcast no, prohibición ya y vetemos su uso". Esto va de que se vende una cosa como sustituta de la otra sin ser lo mismo, y de que siempre se habla de lo guay que es todo... cuando todo esto que cuento nunca "se puede decir", porque no es de guays.

      No quiero ser "portavoza" de nadie XD, pero recomiendo la lectura del post para entender lo que digo.

      Eliminar
    2. Por cierto, esto enlaza muy bien para la entrada de mañana precisamente...

      Eliminar
    3. Los podcasts son un plan A mientras no tienes plan A. Cuando tienes plan A, pasan a ser un plan B o directamente al éter.

      Eliminar
  9. Lo que hacen los conspiranoicos dirigidos por el ex mundano también es podcast o video con su youtube?

    ResponderEliminar
  10. La seriedad con la que hablan de los podcast en los blogs. Qué futurista todo.

    ResponderEliminar