lunes, 6 de febrero de 2017

calidad de sonido

Un día alguien me dijo: «el sonido en la radio está sobrevalorado». 

No se refería a la calidad en sonido en sí —cuanto mejor, mejor, obviamente—, sino que para que una grabación de radio por ejemplo fuera más que aceptable pasar ser emitida, no era necesario un estudio-burbuja, un micrófono de tropecientos mil euros... Con la tecnología actual que se usa en las radios profesionales, que ya son cosas en sí caras, «ya se oye bien». 

Ahora que está tan de moda hablar del DAB+ y todo eso... 

La calidad de sonido es tremenda, según nos cuentan. Y eso es genial. Lo que pasa es que la calidad del sonido de FM que nos llega ya es —creo yo— suficientemente nítida. Cuando era pequeño sí que usábamos muchísimo la OM, y cuando cambiabas a la FM... ¡Oh! ¡Qué genial! Y la música se escuchaba perfectamente. 

El «pirateo» ochentero y noventero consistía en grabar la música de la radio. Obviamente, será porque la calidad de la FM era más que aceptable. Qué bien sonaba. Lo que fastidiaba a las grabaciones de casette, cuando te dabas cuenta de que «algo pasaba», es cuando esa cinta era grabación de una grabación, de una grabación... Y aún así escuchábamos las cintas. No te ibas a gastar la pasta en CDs originales, ni una grabadora de CDs para copiarlos en aquellos años.

Ahora que está tan de moda lo de la radio online... 

No sé por qué, nadie se queja tampoco de la mierda de calidad de sonido de las radios por internet. La calidad de sonido de muchas radios es... más que deficiente. Y además a veces se corta, te entra publicidad adicional, e incluso diré que una hora de radio por internet en algunas emisoras no coincide exactamente con una hora de reloj. Todo un cúmulo de desastres si te fijas en muchas de las emisoras. Incluso en algunas convenciones muy importantes, mientras escuchas la emisión por internet, cada ciertos segundos suena una especie de robotización que... en fin... 

Ahora que está tan de moda en algunas radios lo de que los colaboradores o invitados estén presentes pocos minutos...

¡Ritmo, ritmo! Hay radios convencionales y grandes en las cuales muchas de las conexiones con los invitados son telefónicas. Es más... Algunos colaboradores incluso hacen secciones enteras por teléfono con un sonido de auténtica pocilga. Y te pasas ahí 10 minutos escuchando un maravilloso sonido telefónico de mierda, mientras tú te quedas pensando: «¿Para qué tanto micro pijo, tanto estudio megapijo, tanta camarita, tanto DAB+, tanto todo.... si luego entran por teléfono para hacer una sección o varias seguidas?» Y tan tranquilos, oye. Nadie se queja. 

Por tanto, somos nosotros los primeros que «pasamos» de la calidad de sonido. No nos quejamos. Nos da igual. En muchos casos, porque lo importante es lo que cuentan, y no reparamos en formalismos ni calidad. Hay casos en que esto es secundario. Gastar en un cambio de FM a DAB por ejemplo me parece una chorrada en términos de calidad de sonido a no ser que seas oyente de Radio Clásica sección ultrapura y te compense de manera clara. O a no ser que seas de los megapuristas que ni oyen Radio Clásica porque escuchar la música por la radio te parece un horror denigrante para las orejas de la especie humana. 

Lo cierto es que mucha de la música que consumimos «en casa» está comprimida en mp3, y algunas compresiones no son de calidad total. Es tontería comprimir nada a Más de 192 kb/s (que es la calidad de los CD). De hecho, mucha gente normalmente no distingue la diferencia entre 128 y 192 kb/s. Imaginaos comprimir a 320 kb/s... 

Otra cosa es en televisión el HD. Claro que vemos la diferencia... En las teles antiguas, que eran enanas, ni había tecnología ni tenía sentido ir a tanto detalle. En las teles modernas, que son gigantes, podemos distinguir perfectamente la diferencia entre formato tradicional, el HD y el 4K. Pero... ¿Tendría sentido más calidad? No, si el ojo humano no es capacidad de ver diferencias, no tiene sentido. Bueno... en el programa de Cárdenas de tele ponen vídeos de Youtube con calidad alcantarilla, y tan tranquilos. Sería un símil. 

En cuanto a la radio, mientras nuestros oídos no tengan pantallas gigantes, la diferencia de calidad tampoco es tanta. No creo que compense cambiar todo el sistema actual y forzar al personal a comprar otros reproductores y mil cosas más por ganar una calidad de la que no hay demanda. No hemos «ampliado nuestra agudeza auditiva» en los últimos años. No hemos evolucionado tanto como especie. 

Y mientras, muchas radios siguen haciendo entrevistas telefónicas, secciones de radio hechas a través del teléfono, emitiendo por internet con calidad pésima... Y ni la gente se queja tanto como debería, ni los de la radio tienen demasiados reparos muchas veces en darnos calidades cutracas. En muchos casos, está más que justificado, ya que lo importante es el mensaje. Pero hay radios que sistemáticamente nos dan un sonido telefónico para un montón de contenidos que... en fin... ¿Y realmente nos quieren vender que con el DAB vamos a ganar algo? Ponte calidad de sonido suprema para escuchar a Manolito entrando desde el fijo de su casa. Qué fantasía. 

El radiochip de hoy viene a cuento. El Ortega, en su programa semanal de los viernes de madrugada, estuvo «haciendo un Quintero». Jugó a imitar al «Loco de la Colina» [tan de moda repentina en el blog], sus silencios, sus músicas, sus cosas... Y le dio por jugar por pasar «del sonido de FM al de OM». El de FM suena perfecto. Cuando «pasa» al sonido de OM se escucha... a radio antigua. Estuvo genial. Escuchad el radiochip hormigueo: 



¿Os dais cuenta? Pasa de la FM a la OM cambiando la calidad. La FM suena perfectamente y la OM, con ese sonido de fondo tan característico. ¿Qué mejor que imitar un programa de OM con sonido de OM? Sí, somos capaces de notar la diferencia. Claro que tenía sentido pasar de OM a FM para las emisiones de cercanía.

Pero que me vendan que necesitamos una mejora casi imperceptible cuando además muchas radios emiten casi cualquier cosa. Que no me vendan que el futuro es el DAB (justificando la calidad del sonido) y a la vez que el futuro es la radio online (cuya calidad actual es a veces penosa).

Otra cosa es que tal radio de FM de tu zona no se oiga bien porque hay sombra, está lejos o se meten piratillas. Eso es otro tema.  

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Onda Media, son las frecuencias de 535 kHz a 1705 kHz de las emisiones AM (amplitud modulada).

      Eliminar
    2. La OM es lo que mejor calidad de sonido ofrece para oír la radio convencional. Te quita todo el estruendo de los efectos de sonido en estéreo de las sintonías y deja la voz mucho más clara (y bonita, para mi gusto). Siempre digo que antes me costaba oír Onda Cero por ser FM: me sobresaltaba la musiquilla de los jingles. Ahora desgraciadamente oigo todas por FM.

      Eliminar
  2. Me pasa eso que comentas escuchando Radio 4G en Valencia. Meten publicidad local pisando el directo de la señal estatal. Hay alguien hablando y le cortan a saco.

    ResponderEliminar
  3. Si hay una ventaja que debería hacer que empecemos a adoptar el DAB de una vez por todas es el mejor aprovechamiento del espectro radioeléctrico. En tres múltiplex DAB+ cabrían todas las emisoras que emiten en Madrid. No tiene por qué ser excluyente al principio: pueden emitirse a la vez. Pero es claro que el DAB al final va a tener que ser adoptado, y mejor hacerlo bien y de manera planificada.

    Respecto a la calidad, un inciso. Es cierto que para escuchar radio hablada no hace falta un bitrate de la leche ni mucha calidad. Pero la radio en FM suena saturada. No nítida: saturada. Está bien para hace cincuenta años y para hace diez, pero hoy podemos empezar a avanzar.

    Respecto a la publicidad en las radios online, sí, yo sufro también las cuñas puestas a piñón en la emisión web de M80. Eso es algo que tienen que mejorar sin duda. Pero en cuanto a la calidad, volvemos a lo mismo: suelen emitir con la suficiente.

    Un dato: Radio María con 32kbps (que es el bitrate al que emite en DAB+) va que se mata.

    ResponderEliminar