jueves, 30 de agosto de 2018

cuadrar canciones


Hoy toca otro «gemmochip». Y es completamente genial.

Yo sé que no es muy normal que de repente falte un invitado. A Gemma le ha pasado, sí, en más de una ocasión. Menos normal es que de repente falte un colaborador justo cuando le toca hacer su sección. 

Una de las características de la radio de Gemma es que no estaba todo encorsetado. Muchos de los temas no tenían por qué ser trascendentes y si había que cambiar el rumbo, se cambiaba. Sí, era una radio que no buscaba trascender, ni fruncir el ceño, ni ser profunda en todo momento. Ni tocar la política por necesidad, ni nada. 

El radiochip de hoy es genial porque es un rato de Gemma haciendo tiempo. Cómo era la radio de Gemma, que al final yo recordaba este rato de radio... que salió de la nada, y me quedó en la memoria. Y sí, fue un rato intrascendente. Pero divertido.

No llegaba Florenci Rey. Lo contaron en antena. Se puso a contar una anécdota... luego otra... Se puso a jugar a cuadrar canciones... ¿Cuadrar canciones? Jugaron a ser «radioformuleros» a la antigua usanza, cuando cuadraban las canciones y no su voz dentro de los jingles. Y jugaron también a todo eso que se puede llegar a entrever cuando uno hace una pregunta y sube la música. ¡Ojo! Es un recurso que ahora se usa mucho en los editoriales de programas políticos: pregunta final al aire... y sintonía. Pues eso. 

Escuchadlo todo en este radiochip de cuadrar: 



Y obviamente, cuando todos cuadraban canciones... ¡Que cuadren los oyentes, que ahí estaban! Todo muy de Gemma. Un rato de radio intrascendente que seguía en mi memoria... y sería por algo. Es tan representativo de esa radio (improvisación, contar historietas, muchas voces, cambios de temas, jugar con el oyente, risas, no estar todo el rato pendiente de política, contar qué está pasando en realidad al oyente...) Todo muy Gemma.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario